viernes, 20 de abril de 2012

El carro de carnicero

(Foto de carnicero, Buenos Aires 1888)


El grito'e tu conductor
va'nunciando la yegada
con carne recién carniada
o de la tarde anterior.
Patrón o repartidor
con su blanco delantal,
en un costao la inicial,
un gorrito algo ladiao,
el pañuelito anudao
y una flor en el ojal.

Si está el camino pesao
suele atarle un cadenero
o si acaso'tro tronquero
con balancín de costao.
Bajo el techo arredondiao
yeva las riendas atadas
y las carnes van colgadas
al costao, en las gancheras,
y algo fino en cajoneras
pa'clientas "seleccionadas".

El serrucho en la ranura
de la tabla-mostrador,
el enchapao de rigor
y cuchiya en la cintura.
Chaira de poca espesura
por lo vieja y desgastada,
la balanza descolgada
que la cuelga pa'pesar
(el platiyo es pa'guantar
y el pilón es balanciada).

Y tras haber despachao
lo solían invitar
pa'bajarse pa'matiar
o pa'que'chara un bocao.
Un resueyo valorao
pa'l de arriba y pa'l de abajo
y ya se pierde'n el bajo
rumbo a otro chacarero,
el carro de carnicero
cumpliendo con su trabajo.

(Carro pa transportar carne perteneciente al museo de Miramar)

2 comentarios:

enletrasarte(Omar) dijo...

a tololo!
me gustó, saludos

mariana boh dijo...

chas gracias por la difusión