miércoles, 12 de junio de 2019

Campera (Milonga)



Romance de mamá Rosario (Loncomeo)


Duerme y sueña ñi piuké,
indiecito de mamá.
Que vendrá un dios huínca
y muy lejos con la cruz te llevará.

Viento arisco grita ya,
que la sangre llamará desde el mar
por las distancias del agua,
 sal y lumbre volverás.

No estarás más, mi niño pan,
que en la noche con la cruz te llevarán.

Ceferino mi garrón,
en el rehue no andarás nunca más,
porque otro fuego sin machi
con la cruz te llevarán

Ñiuke lluvia moja ya,
llanto azul mi soledad sin altar,
que en las frías cordilleras
el dolor me nevará

No estarás más, mi niño pan,
que en la noche con la cruz te llevarán.

Recitado:
Duerme y sueña mi piuqué,
que en la noche
con la cruz te llevarán,
Ceferino mi garrón,
con la cruz te llevaran...



Vocabulario utilizado en chedüngün, o lengua mapuche:
*Piuké : corazón
*Huinca: gente "blanca"
*Rehue : lugar puro, sagrado, donde se hacen las rogativas
*Machi : persona destinada a curar a la gente
*Ñiuke : madre
*  ñi  : adjetivo posesivo; mi, mio

Humo


(Pintura: Vasco Machado)





El humo de mi cigarro
se va trepando al silencio
mientras se arriman al fuego
sombras de ajuera y de adentro
el humo de mi cigarro
se va trepando al silencio.

Tiene mi poncho entuavía
el aroma de sus pelos
y unas hebras de esa noche
enredada entre los flecos
tiene mi poncho entuavía
el aroma de sus pelos

Despacio arrastran la vida
mi mansa yunta de overos
como quisiera apurarlo
con la picana del tiempo,
despacio arrastran la vida
mi mansa yunta de overos.

Veré su boca entreabierta
en el rescoldo del fuego
mientras se vaya la noche
envuelta en su poncho viejo,
tal vez el tabaco negro
me saque el gusto a su beso
y al florecer en cenizas
queme también su recuerdo.

El humo de mi cigarro, el humo de mi cigarro
se va trepando al silencio
mientras se arriman al fuego
sombras de ajuera y de adentro.

Despacio arrastran la vida
mi mansa yunta de overos
como quisiera apurarlo
con la picana del tiempo,
despacio arrastran la vida
mi mansa yunta de overos.




Devoción criolla - LP Completo (1979)




--------------------------------------------------------------
Apuntes y transcripciones del L.P. tomados pot don Felipe Pinto:
Eduardo Madeo solista con Cantoría de la Basílica del Socorro - Coro Folklórico Argentino - Coral de los Buenos Aires.
DEVOCION CRIOLLA (1979)

TRANSCRIPCIÓN DEL TEXTO DE LA PORTADA DEL ÁLBUM:

"Se puede decir que la fe y devoción a María y sus misterios pertenecen a la identidad propia de estos pueblos y caracterizan su piedad popular."

"La piedad popular es de veras la piedad de los pobres y sencillos. Es la manera como estos predilectos del Señor viven y traducen en sus actitudes humanas, y en todas las dimensiones de la vida, el misterio de la fe que han recibido."

(Homilía de Juan Pablo II pronunciada el 30 de enero de 1979 en Guadalajara, México)

TRANSCRIPCIÓN DEL TEXTO  DE LA CONTRAPORTADA DEL ÁLBUM:

La fe religiosa de los argentinos no precisaba de nuestra demostración. Fe definitiva y poderosa, ha adquirido variadas e interesantes manifestaciones regionales.

En ese sentido, Phonogram edita hoy una obra que continúa la línea de las producciones integrales de la empresa. Esfuerzo basado en una idea y realización del solista Eduardo Madeo, que agrupa distintas devociones criollas, cada una de ellas conformadas de acuerdo con peculiares tradiciones y costumbres del país.

Intérprete: EDUARDO MADEO SOLISTA con Cantoría de la Basílica del Socorro - Coro Folklórico Argentino - Coral de los Buenos Aires
Album: DEVOCIÓN CRIOLLA
Año: 1979
Portadas: SÍ, originales restauradas y optimizadas
Sello: PHONOGRAM
Nº: 6049
Formato original: Long-play de vinilo en 33  1/3 r.p.m. (LP)
Bitrate: CBR 256 kbps en 48.000 Hz

LISTADO DE TEMAS:

LADO 1

1.- Aclamaciones criollas (baguala vidala zamba cueca) *
Gabriel Segade / Eduardo Madeo

2.- Virgen surera (huella) **
EugenioInchausti / Coco Dos Santos

3.- La flor del cardón (vidala catamarqueña) *
Manuel Acosta Villafañe

4.- Virgencita de Itatí (chamamé) *** (1)
Mario del Tránsito Cocomarola / Gregorio Molina

5.- Virgen de La Carrodilla (tonada) *
Hilario Cuadros

6.- Virgen del Milagro (canción) *
Fernández, F

LADO 2

1.- El promesante (canción) **
Atahualpa Yupanqui

2.- Dinastía de piedra (loncomeo) ***
Marcelo Berbel / Mario Aguilar

3.- Hermano cura Brochero (cueca) **
EugenioInchausti / Coco Dos Santos

4.- Por tu huella San Cayetano (milonga) ***
Eduardo Madeo

5.- Mi buen Fray Mamerto (canción taquirari) ***
García, Madeo

6.- De San Nicolás (vidala chayera) **
José Ignacio "Chango" Rodríguez

* Con Cantoría de la Basílica del Socorre - Dirección y Arreglos: Presbítero Jesús Gabriel Segade
** Con Coro Folklórico Argentino - Dirección y Arreglos: Chany Inchausti
*** Con Coral de los Buenos Aires - Dirección: Jaime Botana - Arreglos: Oscar Cardozo Ocampo
(1): Arreglos Oscar Cardozo Ocampo

Con la participación de:

Kelo Palacios: Charango y guitarra
Domingo Cura: Bombo y percusión
Rodolfo Dalera: Quena y sikus
Fernando Matos: Violín
Oscar Alem y Mario Nadal: Contrabajos
Raúl Barboza: Acordeón

Técnico de sonido y pases: Gonzalo Flores

Dirección Artística: Chany Inchausti

miércoles, 29 de mayo de 2019

El cuatro 'e copa



1
En este tiempo paisano,
perdone que me resbale,
hay un reservao que vale
aunque es medio veterano.
Hablándole mano a mano
le han ofertao más de un real,
al dueño, hombre formal
ninguna suma lo arrasa
diciendo: "estará en mi casa
hasta el momento final".

2
Es sin duda lo mejor
que he visto en mi correría
como en los tiempos que había
baguales que era un primor.
Por culpa de un susto flor
quedó clavada su suerte
y desde entonces se advierte
que no es un pingo de tropa:
hoy p'andar 'el cuatro'e copa'
hay que pitar más que juerte.

3
Al salir embozalao
cuando deja las maromas,
se ve que no está pa'bromas
cabresteando encocorao.
Como pampa desconfiao
que oserva una rastrillada,
sin achicarse pa'nada
aunque anda medio cillón
pone a prueba al más gauchón
y al que cope la parada.

4
Cuando lo largan del palo
con el cuero, o la encimera,
ahí muestra su verdadera
tremenda fama de malo.
Son pocos los que señalo
que puedan contar su hazaña,
y que tuvieron la maña
de haberlo podido andar,
porque es difícil hallar
otro de tanta campaña.

5
También entrás en la cuenta
del 'Tiburón' de Bustillo,
de Campomar 'el Tordillo'
y el bayo overo de Menta.
Pa'qué hablarles del 'Pimienta'
de don Rolando Melón
pero estás firme en acción
porque los otros se han ido
y al jinete más curtido
le hacés temblar el garrón.

6
Por eso don Lavallén
no crea que he fantasiao
si le canté a un reservao
de los que poco se ven.
Se que ha elegido muy bien,
verlo es una maravilla,
tuvo a muchos en capilla
y fue de andar un pingazo,
media res del lao del lazo
¡qué lujo pa'una tropilla!


----------------------------------------------------

Agradezco muy especialmente al amigo  don Alfredo Adolfo Filippini el envío de este verso largamente buscado y a su hijo por colaborar con la logística tecnológica. Vaya un abrazo bien campero y el reconocimiento a un hombre que promueve los asados, las milongas y la hospitalidad gaucha a la vera de la Ruta 7, llegando a San Andrés de Giles, en su criolla parrilla.

miércoles, 22 de mayo de 2019

No le afloje corazón (Tonada)




Esta vida que he vivido apresurado
hoy me lleva hasta los brazos del sosiego.
ahora tengo que pensar que al otro lado
me iré pronto si no pongo el pie en el freno.

No me afloje corazón que lo preciso,
justo ahora que me salgo de la vaina
por haber trajinado sacrificios
y aun me quedan por hacer varias tonadas.

A la muerte compadre no conviene
ni siquiera provocarla
y si un día de pronto se aparece
diganlé que no estoy y que se vaya.

Mis amigos solo quiero que comprendan
que ahora debo comportarme como un santo,
me alejaron de la sal y la cerveza
de los vinos, los jamones y el tabaco.

No me afloje corazón que lo preciso,
justo ahora que me salgo de la vaina
por haber trajinado sacrificios
y aun me quedan por hacer varias tonadas.

A la muerte compadre no conviene
ni siquiera provocarla
y si un día de pronto se aparece
diganlé que no estoy y que se vaya.


Cogollo:
"Ernestito" no hace falta que le explique
la razón del cogollo en la tonada
pero quiero que esta vez lo planifique
ya que viene diferente la jugada.

Soy su amigo y ante todo lo reafirmo
y le pido por favor no llene el vaso
pues me sobra si me paga este cogollo
con el don de su amistad y con su abrazo.

A la muerte compadre no conviene
ni siquiera provocarla
y si un día de pronto se aparece
diganlé que no estoy y que se vaya.

Mate amargo, cimarrón (Chamamé)

(Foto: Luis Franke)



Mate amargo, cimarrón
el de las mañanas claras,
el de las tardes serenas
y el de las noches cerradas...

Refugio de los sin nada,
mate amargo, cimarrón
en las manos sos tibieza,
consuelo en el corazón.

Estribillo:
Mate amargo, cimarrón
de una cosa estoy seguro,
serás mi fiel aparcero
hasta en el último apuro.

Mate amargo, cimarrón
llenito de yerba buena,
esperanza con paciencia
y aguita de lavar penas.

Chasquea en suelo entrerriano
su campero borbollón,
no morirás en mi tierra
mate amargo, cimarrón.


Hacia el olvido


Soy el último suspiro
de la grandeza campera
y soy la vieja tapera
que en el pasado me miro,
para siempre me retiro
con el gauchaje altanero
y es un saludo postrero
para mis glorias secretas
cuando besando las grietas
cruza llorando el pampero.

Soy relincho de bagual
que voy quedando en un eco,
chiripá que me desfleco,
punta rota de puñal;
copete de cardenal
que voy perdiendo el color,
mburucuyá que di flor
trenzao a una cina-cina,
y el ombú donde la china
esperaba al payador.

Soy la guitarra tersiada
sobre el anca de algún pingo
que antes de entregarme a un gringo
prefiero quedar callada.
Soy la cruza abandonada
por indescifrable suerte
y entre el pastizal inerte
clavada en un corazón,
soy una interrogación
entre la vida y la muerte.

Soy el nudo potriador
que fui confianza y halago
cuando era orgullo en mi pago
ser jinete y pialador;
soy el jilguero cantor
que en el ceibal hizo nido,
tiro de lazo tendido
completamente a lo largo:
y el último mate amargo
que me pierdo en el olvido.

Soy la muriente visión
después de rudas fatigas
de los guerreros de Artigas
peliando a lanza y facón;
ternuras de un corazón
puestas en una señal,
hechas con el delantal
de una china que en la loma
se parecía a una paloma
aleteando entre el cardal.

Soy apagado fogón
que me deshago de viejo
y 'rilación' que me alejo
porque ha muerto el pericón.
Soy alma de tradición
que no retorna jamás,
pero voy dejando atrás
mientras confuso me pierdo
el encanto del recuerdo
de lo que no vuelve más.


Antojo



¡Las cosas que están pasando...!
es cosa de no creerlas!...
Y eso que estuve esperando
toda mi vida por verlas.

¡Y las que van a venir!
Calculale, Golondrina,
que sólo quiero vivir
para sacarme esa espina.

Y aunque ya he vivido mucho
para esperarlas soy mozo.
¡Apuesto un diez, contra un pucho,
a que las vivo y las gozo!

Voy a sacarme el antojo,
cuando se haigan realizao,
de verle a muchos los ojos
como botines cambiaos.

Los piones van a ligar.
Serán piones de otras leyes.
Porque aura, sin dispreciar,
somos igual que los güeyes.

Vos vas a ser jubilao!
¡Todo un don güey Golondrina!
Si es que no te han envasao
como en lata de sardina.

Pobre mi güey compañero
que no puede comprender.
Pero, me entiende el lucero
que sabe de amanecer.



La llamarada



Estribillo:
Larai, larai, larai, larai, laralero...
¡Qué linda la madrugada
con ese sol trafoguero!

Hay que ahorrar pa' no ser pobre"
un pión viejo me decía
y a él nunca le sobró un cobre
pa' comprarse una alcancía.

Bichito guapo el hornero,
trabajador como un pión.
No necesita dinero
y a más, y a más no tiene patrón.

El sueldo de un pión carrero
nunca se debe aumentar
pa' que valore al dinero
y no aprienda a malgastar.

Los piones, dijo un doctor,
no son hombres delicaos,
a ellos no les hace el dolor
porque están acostumbraos.

Qué linda la madrugada
con ese sol trafoguero.
Cuando se haga llamarada
va a alumbrar al mundo entero.

Larai, larai, larai, larai, laralero...
¡Qué linda la llamarada
alumbrando al mundo entero!


martes, 21 de mayo de 2019

Serie "El Mate", poema n°6


(Pintura: Juan Luis Blanes)



Con un terrón de azúcar y una brasa,
lo zahumaron;
y, azonzao, se entregó...
Le taparon la boca con una mano,
y en vez de defenderse
se durmió al calorcito...
Cuando se dispertó, ya estaba manso:
le gustó el azúcar
y se hizo dulce, él mismo...

Lo amansó una mujer, y lo tuvo a su modo:
adornado y prolijo;
con botones de plata con iniciales;
pero medio sancocho
y hasta mal ensillado.
El trato: parecido...
(¡Así son las mujeres!)
En más de una ocasión
le pegaron un golpe por disparar sin tino,
al entrar una víbora en la cocina.
Cuando no,
ensillado quedó hasta el otro día
por la novelería de un vestido, un pañuelo...
y hasta porque la moza,
vió pasar, esa tarde,
un paisano que -dicen-... es medio picaflor...

Y "el dulce" -que es de veras-
ya no es capaz de nada!
A la otra mañana,
la moza lo acaricia, le da su terroncito,
y lo besa más largo...
El bobo, se figura de que es por lo sabroso!...
y ella tiene en la boca, lo que tiene en los ojos;
y es lo que saborea:
la visión del paisano...
(El que pasó ayer tarde...
y es medio picaflor!)

Enero 22 de 1938.-



(Pintura: Juan Manuel Blanes)

Este mate gayeta...



Este mate gayeta que m'entibia las manos,
lustroso porque tengo muchos güenos hermanos;
este nido ande el vicio de andar siempre chupando
se hace ladero viejo por la güeya 'e los años;

este güequito abierto qu'está siempre esperando
un verdor de esperanzas y un tomador de amargos;
este mate gayeta
desbastao a rezongos, afinao por baquianos,

qu'en la espuma nos bicha con ojitos briyosos
que al gastarse la yerba se nos van apagando;
este mate gayeta que potriyo jué bayo
y aura viejo es briyoso como el pelo del zaino,

me chasquió esta mañana, y en la zurda, su yanto
me decía: "don Yerba, ya está de ojos escasos..."
Pero no era la vista, sino el filo de un rajo
lo qu'estaba pidiendo calentando mis manos:
"abrí la boca a otro mate, relevame paisano..."

Este mate gayeta ya está viejo, Matrero;
pero los dos sabemos lo que cuesta cambiarlo.

Güella de Ceferino (Huella)

(Pintura: Rodolfo Ramos)



La bravura del indio
frenó su lanza
porque ha nacido un lirio
sobre la pampa;
un precepto divino, 
luz de esperanza,
la trae un indiecito 
para su raza.

Fue llevando hasta Roma,
fe sacrosanta
y siente en lo profundo
que Dios lo llama;
rogando por su tierra
y por el indio
por huellas celestiales
va Ceferino. 


Laralalaa
luz de esperanza
porque ha nacido un lirio
sobre la pampa.

Al solar rionegrino
donde ha nacido
bautiza los chañares
con el rocío, 
en Chimpay florecía
sangre araucana
y en el fortín "Mercedes"
es venerada.

Santito de mi tierra
serás un día, 
así lo quiere el pueblo
que no te olvida.
Apóstol que elevaste
la fe cristiana, 
ruega por la concordia
de nuestra patria.

Laralalaa
luz de esperanza
porque ha nacido un lirio
sobre la pampa.



sábado, 18 de mayo de 2019

No te entregues al amor (Tonada)

(Pintura: Molina Campos)



No te entregues al amor,
sin tener conocimiento.
Porque después, ya no vale, si ¡ayayay!
tener arrepentimientos.

Para qué Dios me habrá dado
tanto amor para quererte,
y ahora para olvidarte, si ¡ayayay!
será preciso la muerte.


-------------------------------------
Otros versos encontrados en esta tonada:

Las horas que tiene el día
las he repartido así:
nueve son para adorarte, si ¡ayayay!
y el resto pensando en ti.
-----------------------------------
Espina fiel de la flor
mas hechicera y galana,
así modera tu amor, si ¡ayayay!
en tu juventud temprana.
En tu juventud temprana
no te entregues al amor.

Cogollo:

"Cacho Valles", siempre viva,
y con la pura verdad:
quisiera en esta tonada, si ¡ayayay!
lograr un amigo más


-------------------------------------------------------------

Aparece como autor de algunas coplas: A. Rodriguez

Vivir ya no (Vidala)


Triste de mi
¿qué haré yo?,
amo una flor
y se marchitó.

Hoja por hoja,
el viento llevó;
amarga vida:
vivir ya no.

El tiempo cuando transcurre,
hiere con mayor furor,
destruye lo que envejece
sembrando pena y terror;

me voy, me voy,
arreando conmigo
placer y dolor.

Te'i de olvidar (Vidala)




Esta cajita que toco, ¡vidalitay!
tiene boca y sabe hablar,
mi bien, ¡ay mi dolor!
solo le faltan los ojos, ¡vidalitay!
para ayudarme a llorar,
mi bien, ¡ay mi dolor!

Estribillo: 
Te´i de querer,
te´i de adorar,
te´i de llevar adónde
nadie te pueda encontrar,
tan solo muriendo
yo te´i de olvidar.
--------------------------------------
(Versión de Luciano Irrazábal):

El día que no te veo, ¡vidalitay!
para mi no sale el sol,
mi bien, ¡ay mi dolor!
ni brillo tiene la luna ¡vidalitay!
ni vida,  mi corazón.,
mi bien, ¡ay mi dolor!

Estribillo 
Te´i de robar,
te´i de llevar,
te´i de esconder adónde
naides te pueda encontrar,
tan solo muriendo
yo te´i de olvidar.

Mi sonora compañera (Milonga)


Esta guitarra sonora
lleva en su caja guardada,
un montón de trasnochadas
y de rojizas auroras.
Conoce tantas historias
que mi pecho le ha contao,
y siempre me ha acompañao
por donde quiera que fui,
yo nunca le devolví
todo lo que ella me ha dao.

Sos de muy buena madera,
de la mejor, la más pura
y te hicieron la cintura
como niña quinceañera;
tenés como cabellera
seis trenzas que son vibrantes
y te hace tan arrogante
con delgado diapasón
que acaricio con pasión.
tu cuello tan elegante.

Tu boca es el corazón
por donde brotan las notas
y a veces parecen notas
de llanto en el diapasón.
Salen de tu corazón
con exquisita dulzura,
empapadas de ternura
cual si estuvieras penando,
si a veces se me figura
que vas cantando y llorando.

Yo siempre te pedí tanto,
nunca me has negado nada,
siempre dulce y afinada,
acompañando a mi canto;
por eso mi voz levanto,
aunque un poco emocionada
por devolver las gauchadas,
que tantas veces me hiciste
donde quiera que estuviste
mi compañera del alma.

No sé si es buena o es mala
la noticia que hoy te acerco,
te imaginás lo que siento
aquí muy dentro del alma.
Por más, por más que te lo ocultaba
hoy se llegó la ocasión
de que te pida, de que te pida perdón
mi compañera de farras,
mi hijo quiere ser cantor
y te he regalao: guitarra.


miércoles, 15 de mayo de 2019

¡Zoncera de flete!


(Pintura: Rodolfo Ramos)



Aunque no soy fantasioso
ni me gusta ponderiar,
de mi flete quiero hablar
raza criolla y muy vistoso.
Perdonen… si de goloso
me estiro en este versiao,
pero si me han convidao
no viá gastarme en amagos…
porque pa’ mi es un halago
conversar de mi tostao.

Dije tostao… sin pensar,
más bien… alazán tostao
y pa’ más datos… calzao
justo del lao de montar.
Dios le quiso colocar
mesmo en la frente una estrella
como fijándole en ella
lo que le ha dado el destino:
¡no hacerle asco al camino
aunque sea larga la huella!

Luce en el cuarto la marca
que supo ser de mi agüelo…
y esa quemada entre el pelo
lo distingue en la comarca;
hijo de una yegua zarca,
madrina de la tropilla,
que del tuse a la ranilla
era alazana, de un viaje.
¡Si parecía su pelaje
un fuego entre la gramilla…!

Según el frío o el calor bien
tiene costumbres marcadas,
si lo ensillo con la helada
se me güelve escarceador.
Llegando el tiempo mejor
más bien digo, el tiempo bueno
mientras me espera sereno
pa’ empezar la galopiada,
me alborota la enramada
con la coscoja del freno.

La cola se la he dejao
que le caiga hasta el garrón
y un tuse bien parejón
de arco bajo, le he cortao.
Al verme con el recao
un relincho ha de soltar,
porque su vicio es andar
y ande lo chiflo… se viene.
¡Y cuando arriba me tiene
ya entra a caracolear…!

Y esto que le juí mentando:
pelaje, formas, manías…
son cosa que notaría
si usté se larga observando.
Pero sé que ni soñando
por más que ponga cuidao
le veré el mejor legao…
por eso es que se lo digo:
Y es... que no existe un amigo
como mi alazán tostao.


Y se llamaba Don Lucas


(Dibujo: Miguel Ángel Gasparini)




Y se llamaba, don Lucas.
El apellido ¡ni cuenta!
total, con el "don" y el nombre
se abría paso ande quiera.

Dijo "otro tiemple" y tantió
la clavija de madera,
y después, fue acariciando
las cuerdas...con la derecha;
y así le nació una polca,
un aire, una chacarera.
Era robusto, morocho,
y en su blanca cabellera
se dibujaban los años
que pasaban de setenta...
Conocía muchos pagos
y no tenía querencia...

Primero, porque de mozo
fue resero por las sendas
y entonces era su rancho
un monte, recao y estrellas.
Y cuando se fue gastando
su vida, tras de la hacienda,
hizo noche en pulperías,
se aquerenció en las materas
o en el galpón de una estancia
acomodó su existencia.

Vaya a saber qué destino
le fue marcando esa huella
que los días se le fueron
sin exigir recompensa,
sin tener al lado suyo
más que esa compañera...
donde gastó sus caricias
buscando "tiemples" en ella.

Sabía hablar en otros tiempos;
de una época de seca,
del nombre de algún paisano
de alguna esquina campera
o de algún "paso crecido"
resulta de unas cuadreras
y de tantas cosas más,
que con los años se mentan...
pero nunca, nunca el hombre
habló de alguna pollera
que le dejara el recuerdo
de algo lindo o una pena.
¡Como si hubiera nacido
sin pa'que nadie lo quiera!

Aceptaba pocas copas...
más bien, ni gustaba de ellas;
y solo tenía el vicio de su tabaquera
algún cigarrito que otro
que entre su boca reseca
se le apagaba ahí nomás,
pues, ¡ni pitaba siquiera!

De tiempo en tiempo, llegaba,
siempre pegaba la vuelta,
y al poco andar, ya su espalda
se iba borrando en la senda
al tranco'e su sillonero
que igual que él, sin querencia,
encontraban el destino
andando huellas y huellas...

Y un día, no volvió más.
Y se borraron sus mentas;
naides supo decir
dónde quedó su existencia...
que s'hizo de su guitarra,
ni dónde está la osamenta
de aquél caballo aparcero
que lo llevó donde fuera...
¡Como si a los dos, un día
se los tragara la tierra!

Y seguro dijo: "otro tiemple"...
Y mirando las estrellas
buscó los rumbos del cielo
y ahí encontró su querencia.

Y se llamaba, don Lucas.
El apellido ¡ni cuenta!
total, con el "don" y el nombre
se abría paso ande quiera.
-----------------------------------------------

Este recuerdo es para don Lucas Salto,
un criollo que conocí allá
por la década de 1940.


Una yerra de las de antes




Rojea en el calendario
el primer día de mayo
y van llegando a caballo
los criollos del vecindario.
Entre las nubes, corsario
el sol… pelea su mando
y mientras se va agrandando
el grupo’e los invitao,
los lazos bien engrasao
están su fiesta esperando.

Hay yerra en “Santa María”,
una estancia muy vistosa
y que conserva orgullosa
costumbres viejas, ‘toavía.
Su patrón, para ese día,
olvida manga y corral
y porque’s tradicional
del tiempo de sus abuelos:
quiere terneros al suelo
y volteados en un pial.

Se preparan en la playa
el que enlaza, pialadores,
marquero y atajadores
para empezar la batalla.
Sin alambrados ni rayas
va a comenzar la función;
en un costao, el fogón
tiene la marca candente
y entre’l bullicio’e la gente
entra el rodeo en acción.

Allí va el enlazador
montao en un rabicano
-es zurdo y con esa mano
de revés, tira mejor-.
Pa’ cumplir con su labor
ha sabido acomodar
el recao pa’ trabajar;
la cincha apretó bastante
y aunque está medio adelante
no lo han de ver sobaquiar.

Ya sale el primer ternero
disparando a campo raso
y están zumbando los lazos
midiendo tiros certeros.
Un pial de volcao, primero,
queda errao sin saber cómo;
después, otro sobre el lomo
lo saca de una gambeta
y con uno de paleta
lo voltea el mayordomo.

Se oye gritar al patrón
“-Aprete que va la marca!”
y con esa frase abarca
la primera marcación.
El ternero da un tirón
cuando se siente quemao,
queda olor a chamuscao
y después de la capada
festeja la paisanada
con un porrón destapao.

Y prosigue el desarrollo
sin darse tregua ninguno
entre el balar de vacunos
y los dichos de los criollos.
Hay tiros con todo el rollo
como puestos con la mano
y cada cual es baqueano
en lo que está trabajando
y así marcaos van pasando
los que fueron… orejanos.

Esa es la yerra a rodeo,
hermosa fiesta campera
de un tiempo que ya se fuera
y que antes fue de apogeo.
Me pongo a pensar, y creo
que hasta la vida ha cambiao
y de puro encariñao
le doy mi palabra franca…
¡que aunque fuera de payanca
yo… pialaría al pasao…!

Otros temples (Piezas antiguas del Pago del Tuyú)


01. Polka 00:00
02. Mazurca 02:14
03. Chacarera 03:41
04. A Mi Guitarra (estilo anónimo) 06:11
05. Gato de la María 10:40
06. Aire de Minuet 12:45
07. Triunfo 14:36
08. Mazurca 17:27
09. Mazurca 19:38
10. La Taperita (estilo popular) 21:32
11. Polka 24:32
12. Mazurca 26:48
13. Sol y Lluvia (vidalita) 29:07
14. Mazurca 32:06
15. Chacarera 34:11
16. Despedida (estilo) 36:24

Un día me fui del pago...



Un día me fui del pago,
la pucha que lo extrañe,
salí buscando trabajo
y aquí estoy, míreme usted.

Cuando uno sale al camino,
es difícil de saber,
si podrá pegar la vuelta
o morirá sin poder.

Cuanto más leguas se hacen,
más quedan por recorrer,
los caminos son pa' dirse,
las penas son pa' volver.

Un día me fui del pago,
pero Dios ha de querer,
que no se me manque el zurdo
sin llegar a Huanguelén.

El hombre escarba en los otros,
buscando felicidad,
y se olvida de sí mismo
que es donde debe escarbar.

Las razones son razones,
si se puede razonar,
a veces se anda pensando
sin saber en que pensar.

Huellones de tierra y tosca,
que de chico recorrí,
arroyos, montes y vientos
ellos allá y yo aquí.

Un día me fui del pago,
pero Dios ha de querer,
que no se me manque el zurdo
sin llegar a Huanguelén.

Que no se me manque el zurdo,
sin llegar a Huanguelén...

miércoles, 1 de mayo de 2019

El portero eléctrico


Una tarde bien vestido
salí a entretener el ojo,
tenía como un antojo
tal vez de puro aburrido.
Iba espiando entretenido
el progreso que se ve
cuando en la entrada oservé'
de un alto departamento
a un hombre que muy atento
hablaba con la paré'.

Pensé, "si no me equivoco,
si mi opinión no está errada
aunque no tiene fachada,
ese hombre debe estar loco".
Y me entré a arrimar de a poco
como chusmeando un chalet
y así fue como escuché
cuando el "bajá", repetía
y allí solo se veía
una puerta y la paré.

Y seguí con atención
espiando sus movimientos
cuando escuché que al momento
recibió contestación;
fue tanta mi admiración
que me quedé confundido,
yo que siempre había sentido
que las paredes oían,
mas resulta que hoy en día
¡hasta hablar han aprendido!

Se abrió una puerta chillona
y allí salió apuradita,
una gorda jovencita,
simpática y retacona
y aunque era desparejona
algo se había emprolijao
con un cinto ancho apretao
pero eso no era un remedio
ya que al apretarse al medio
le rebalzaba el costao.

Al irse ellos me arrimé
y ahi fue cuando vide entonces
aquél colador de bronce
incrustao en la pared;
y aun yo no entiendo porqué
siendo que nada entendía,
porqué diablos aquél día,
viendo aquello imaginé
que había que hablar la paré'
pa'conseguir compañía.

Poniendo duro el pulgar
y sin que nadie me viera,
al botón saltao pa'afuera
lo apreté sin pestañar...
-"¡Hola!", sentí al escuchar,
"Diga de parte de quién",
y siguiéndoles el tren
le dije:-"Soy de Laprida
y quiero una parecida
a la que salió recién".

Se abrió la puerta chillona
y apareció como escudo,
un grandote bigotudo
en vez de una retacona.
Yo me dije "a la madona,
me engañó el botón maldito!"
y alejándome al tranquito...
por curioso pensé entonces,
culpa el colador de bronce
hoy casi pierdo el invicto!



(Foto: Francisco Ayerza)
---------------------------------

Autor: lo estamos averiguando.

miércoles, 24 de abril de 2019

Por culpa de un bailecito (Mazurka)


Una vez que un baile dieron
en la casa de un Alcalde,
creyendo que era de balde
me colé como cualquiera.

No quise quedarme afuera,
dentré a sentarme un ratito,
y de pronto siento un grito:
-"¡Afuera ese bribonazo!"

Y me dan un talerazo...
¿y todo porqué?

Por culpa del bailecito
se echan muchos a perder
por querer hacer conquistas
pierden su propia mujer.

Laralaralaralara
laralararalaralara
Laralaralaralara
laralararalaralara.

Por querer disimular
a bailar saqué pareja,
y comentaba a una vieja,
de mi hermano es el marido,

Seguro que este atrevido
se ha venido sin permiso,
yo me vi en el compromiso
de querer sacarme el lazo.

Y otra vez...el talerazo
¿y todo porqué?

Por culpa del bailecito
se echan muchos a perder
por querer hacer conquistas
pierden su propia mujer.

Laralaralaralara
laralararalaralara
Laralaralaralara
laralararalaralara.

Al sentir el alboroto
dijo el Alcalde enojado:
-"Saquen de aquí ese colado
que está arruinando la fiesta".

Hizo callar a la orquesta
y me echaron a empujones,
yo quise dar mis razones
y me sacaron de un brazo.

Y de nuevo el talerazo...
¿y todo porqué?

Por culpa del bailecito
se echan muchos a perder
por querer hacer conquistas
pierden su propia mujer.

Laralaralaralara
laralararalaralara
Laralaralaralara
laralararalaralara.

Una vecina chismosa,
contó todo a mi mujer
entré al rancho sin saber
que el ambiente estaba hirviendo.

Haciéndome el chancho rengo
me quise hacer el bonito,
mi mujer me pegó el grito
y el momento fue fierazo.

Y... me dan un escobazo!
¿y todo porqué?

Por culpa del bailecito
se echan muchos a perder
por querer hacer conquistas
pierden su propia mujer.

Laralaralaralara
laralararalaralara
Laralaralaralara
laralararalaralara.


Reliquias de mi pago (Valseao)



San Antonio de Areco, reliquia del paisano,
cuna de don Segundo y de la tradición,
el puente con su río, el Parque, La Blanqueada
y un poco más distante la estancia de Leonor.

Paisanos de la talla de don Víctor Taboada,
el Manco Echeverría y el Ñato Barragán,
forman un ramillete de rosas y claveles
que aunque ya estén cortados no se han de marchitar.

El gran don Victorino también ya se ha alejado,
domando ese camino que a todos va a tocar;
llevándose consigo un mundo de recuerdos
y dejando su estampa de caballero leal.

Qué lugar más hermoso, San Antonio de Areco,
siempre conserva esencia de lo tradicional
un chotis o milonga, un término, una cifra,
que por don Jorge Heredia, sabemos escuchar.

Algunos ya se fueron pero su estampa quedan
grabada en la memoria de los que vivirán,
es toda una reliquia, un pago como éste,
siempre lo recordamos cantándole este vals.


Caminito' e las vacas


Caminito'e las vacas
cerca se pierden,
y lo voy encontrando
borrao de verde.

Una perdiz adelante
me va silbando
y esta humilde coplita
yo voy cantando.

Y una plateada estrella,
luz de tus ojos,
como rumor de tarde
son tus sonrojos.

Horizontes de sangre,
nos ladra un perro;
por la muerte del día
dobla un cencerro.

Eco de soledades,
gritan los teros,
trajinar de caminos:
silba un resero.

fiii-fiiiifiiiifiiiiuuuuu....

Como arriando mi copla
hacia el silencio...
Laralalaralaila
como arriando mi copla
hacia el silencio.


Bajo de un coposo pino (Término)



Bajo de un coposo pino
Llorando me lamentaba,
Y el pino como era tierno
De verme llorar lloraba.

Al mirar mi situación
En tan terrible destino,
Se me partía el corazón
Bajo de un coposo pino.

Triste, confuso, afligido,
Triste me desesperaba,
Al mirar mi cruel destino
Llorando me lamentaba.

Todas las penas venían
A hacer mi pecho un infierno,
Hasta los pastos gemían
Y el pino como era tierno.

Viendo mi cruel sentimiento
Este árbol se deshojaba,
Y hasta en sus ramas, el viento,
De verme llorar lloraba.


(Arreglos: Jorge Heredia, Adolofo Colombo Mosetti)
----------------------------------------------------------------

Esta letra aparece en el "Cancionero Popular de Salta" pág. 114,  de don Juan Alfonso Carrizo quien agrega:

"Del cuaderno de Don Ventura Sarmiento. El Sr. F. E. Marín trae la cuarteta inicial en esta forma:

Yo m'arrimé a un pino berde
Y er pino, como era berde
Por ber si me consolaba,
De berme yorar yoraba".

Cuatro son las tres Marías (Estilo)


Cuatro son las Tres Marías, 
cinco los cuatro elementos, 
ocho las siete cabrillas, 
once los diez mandamientos.

Entre raras luces bellas
como reluciente aurora, 
Dios puso a Nuestra Señora
en un palacio de estrellas;
dejó su grandeza en ella
por mostrar lo que valía
en las altas jerarquías
y es por eso que ahora vemos:
con la Reina de los cielos, 
cuatro son las Tres Marías.

San Bernardo predicaba
que el Espíritu de Dios, 
entre las aguas andaba
cuando el mundo se formó;
del cielo se oyó una voz
como claro documento,
Dios nos daba el fundamento
de nuestro humano destino
son, con el fuego divino
cinco los cuatro elementos.

Cuando el Salvador nació, 
una estrella reluciente
a los reyes del Oriente
hasta el portal los guió;
con tal belleza lució
del Jordán a las orillas
sembrando mil maravillas
que son, con esta luz bella, 
de tan luminosa estrella
ocho las siete cabrillas.

Pecó Adán con Eva en Asia
tentados por la serpiente, 
y por ser desobedientes
perdieron de Dios la gracia, 
cayendo en mortal desgracia
por no cumplir el precepto
que el Señor les hubo impuesto, 
y así son, si juntos van
con el precepto de Adán, 
once los diez mandamientos.


(Arreglos de Ricardo Almonacid)
------------------------------------------------------------------

Aclaraciones: ("No aclares que oscurece...")

"Las formas estróficas preferidas en el ámbito pampeano y  bonaerense  han sido la cuarteta romanceada y la décima, siendo ésta última la que más comúnmente se presenta enriquecida mediante diferentes recursos ornamentales.

En Décimas

Casi la única forma de la décima difundida en la campaña bonaerense se ajusta con precisión a la fórmula 8abbaaccddc (8 = verso octosílabo).
Se atribuye su creación - o al menos su intencional práctica y divulgación en España, donde hoy se halla virtualmente en desuso-, al poeta y músico don Vicente Espinel, nacido en Ronda (Andalucía) en el año 1550, de donde se origina su adjetivo de "espinela". Desde el último cuarto del Siglo XIX fue la estrofa exclusiva del estilo -llegado junto con ella del norte-, y reemplazó a la cuarteta en el canto de la cifra. La última forma cantable en adaptarla fue la milonga, que hoy es la canción más intensa de práctica en todo el ámbito pampeano.

Con artificio estructural: son aquellas composiciones donde la dificultad en el armado de la estrofas reside en textos de inclusión obligatoria en comienzos o finales, respondiendo a una pauta planteada al principio.

De pies atados:  entre las diversas posibilidades del manejo artesanal de las estructuras, las más difundidas se relacionan con la operación de glosar, esto es, desarrollar cuatro décimas, cada una de las cuales tiene como verso final el correlativo de una cuarteta que se toma como punto de partida y tema a desarrollar. Se obtiene de ese modo una cuarteta glosada en décimas, también llamada "de pies atados". Con mucha menor frecuencia, el verso obligatorio no remata sino que encabeza la estrofa. Este recurso de ingenio y pericia -derivado, según Alfonso Carrizo (1945) del zéjel medieval-, fue cultivado por poetas ilustrados españoles hasta el siglo XVII, cayendo luego en desuso. En América, en cambio, fue entusiastamente adoptado por los poetas populares de más alto vuelo, logrando amplia difusión tanto por transmisión oral como por hojas impresas. No fue ajeno a su cultivo el interior bonaerense, donde se han recogido abundantes ejemplos.

(Tomado de "Literatura Popular Bonaerense", vol 4: "Cancionero Tradicional". A cargo de Rubén Pérez Bugallo) . Edit. Instituto Cultural. Gobierno de la Provincia de Buenos Aires.

sábado, 23 de marzo de 2019

El halcón (Tonada)


Quien fuera como el halcón
cuando su vuelo levanta,
pájaro humilde a su planta
hasta tomar posesión.
Si algún amante mejor
ha ocupado mi lugar,
de nuevo vuelvo a volar
buscando un rumbo mejor,
y en el jardín del amor
me pararé a descansar.

Si mi vuelo levantara
en este mismo momento,
enviaré mi pensamiento
adonde ella se encontrara.
Así me desengañara
si es que engañado yo estoy,
pero le juro que soy
en todo querer constante,
y si tienes otro amante
levanto el vuelo y me voy.

Compadre Bianchi, que viva,
soy su esclavo y vendamé,
si no me quiere vender
dejeme pa'su mandao
que yo estaré bien pagao
cantándole desde acá
a su lado me ha de hallar
hasta que se caiga el cielo
y si le toca llorar
úseme como pañuelo.



miércoles, 20 de marzo de 2019

El Ùltimo Croto (Fragmento)



Un vientito libertario
cruzaba por mi moyera
cuando "cuadré" la "linyera"
con todo lo necesario…
A rumbos imaginarios
trazados en mis desvelos,
por las hueyas de mi suelo
partí con el "mono" al hombro,
como pichón con asombro
intentando el primer vuelo.

En la cabeza, los sueños,
al pecho las esperanzas,
en el lomo la confianza
puse con todo mi empeño.
De los senderos el dueño
ocasiones me sentía…
y a las potras utopías
con mi anarco "lazo" crioyo,
le iba tirando con royos
mis versos y rebeldías.

Un viejo poncho pesao
que fuera herencia de tata,
y dos pares de alpargatas
y una lonita había alzao.
Sobre el "mono" iban colgao
el "bandoleón" y "vitrola",
"matienso" y la "sin virola",
en la bolsa "bagayera"
junto a la crioya salmuera
picante como eya sola.

Pá atracar algún galpón
donde interesa la traza,
"copaychego" o "batarazas"
yevaba pá la ocasión…
"berretines un montón
que les "copié" a los mayores,
bolseros de los mejores
de los yamao "puguilistas"
que pá las "bayas" artistas
eran más que estibadores.

Sentao encima el "perico"
como pintao por Florencio,
si habré matiao en silencio
oservao por el milico…
Era cuco pá los chicos
de lejos lo presentía,
si un "pique" no conseguía
"baratiaba" en el galpón,
pá ganarme el "tarascón"
y seguir sobre la vía.

Cuando a una estancia yegaba,
si habré peleao con los perros,
sin mostrarle nunca el "fierro"
(un detaye que cuidaba..)
Si a churrasquiar convidaban
pasaba y agradecía,
con un campero lenguaje,
pedía, pa'seguir viaje,
las famosas "Tres marías".

Al divisar un molino,
y si leña había cercón,
solía parar tranquilón
sin cuerpiarle al "guardahilos".
Después ganaba el camino
y en tiempos de deschalada
dejé la espiga pelada...
por muy poquito dinero
y algún guiso chacarero
que me comí en la ranchada.

Así un tiempito pasaba
en la lucha como el chancho,
y después, como el carancho,
el vuelo enseguida alzaba.
A otra hueya enderezaba
bajo el cielo universal,
maldiciendo al capital
alambrador de terruños
y al tranco, cerrando el puño,
me aferraba a mi ideal...


Glosario crotil:

Mono: Atado donde van sus pertenencias.

Bandoloeón: Tarro para cocinar (la olla).

Vitrola: Tarro con manija (la pava).

Bagayera: Bolsa para llevar "los vicios".

Copaychego: Traje de pantalón y saco de trabajo.

Batarazas: Bombachas de trabajo.

Pugilista: El buen bolsero.

Las bayas: Las bolsas de arpiyera con cereal.

Perico: Atado donde van sus pertenencias.

Baratiar: Trabajar de comedido, sin paga.

Tarascón: mordida/ se refiere a la comida.

El fierro: el cuchillo.

Las Tres marías: Carne, yerba y galleta.

Guardahilos: El mensual o puestero.


--------------------------------------
(Otros versos sueltos)

Y con esa libertá
que en mi ser idializaba,
pa' adelante le pegaba
tranco y tranco en soledá.
Ni el empleao de vialidá
con la rastra a lo pavote,
habrá roto más cascotes
que yo con mis alpargatas,
que el dedo gordo e' la pata
se asomaba a los bigotes.

Lagunas, puentes y arroyos,
montes de talas y sauzales,
y el "real" en tantos juncales
nos brindaron siempre apoyo.
Hasta los cardales crioyos,
con su leña servicial,
le hizo frente al temporal
en aquel invierno "crudo",
que sancochamos peludos
grasa blanca del maizal.

Balcarce, zona papera,
con unos rinde a lo "guazo"
también le puse mis brazos
a las "bayas" de arpiyera.
Trotiando por la madera
con el "gañote" a lo vaca,
"atao" con aqueyos "yaca",
"El Visagra" marplatense,
"Maziso", el madariaguense
y el mechonguense "Matraca".

Por Juárez me vuelvo a'yar
con el pampeano Segundo,
hombre qu'era trotamundo
pa' aquerenciarse a un ,lugar.
Me convidó pa' "picar"
cerca de San Agustín
esa vez no de "pistín"…
"debuté" de enganchador,
ya que él era cosedor
en aqueya "Bernardín".

Con los ojos chiquititos
por la granza que volaba,
"cuatro" manos precisaba
para embolsar los granitos.
Había rinde parejito
por hectárea unas cincuenta,
si no le erro a la cuenta,
por tres mil bolsas cobré
y casi un mes me pasé
viviendo "como" de rentas.

Fue la última cosecha,
después coparon los silos,
quedó la aúja y el hilo
más triste que mis endechas.
¿Que hay que cerrar esa brecha?
porque la técnica avanza,
¿qué hay que tener esperanza?
que el trabajo se humanizara…
¡añoro aqueyas palizas!
cuando hoy me chifla la panza.

Con el arroyo por medio
armé ranchada al sudeste,
y aquel "linye", al noroeste,
ocupaba el mejor predio.
Y cuando no hay más remedio,
donde cuadre hay que "enrrialar"
por eso, sin protestar…
corté paja, junté leña,
y pa' no seguir a señas
me crucé pa' saludar.

Tiró unas frases al vuelo
en el lenguaje "crotil",
que le respondí gentil
con un poco de recelo.
-¿Lo puedo yamar abuelo?
le pregunté de repente,
-cómo no, si tanta gente,
al verme "ruano"parejo,
me dicen el "linye viejo"
o el Patriarca de los Puentes.

Nombres de puentes y parajes,
de arroyos y de estaciones,
conocía a montones
del largo peregrinaje.
Que guardaba en el bagaje
del "cofre" de su memoria…
como un pedazo de historia
en su vida de linyera,
y en el "mono" de arpiyera
mostraba su trayectoria.

Recuerdo qu'esa mañana,
pa' hablar de bueyes perdidos,
le dije: -estoy dolorido
de leer esas macanas,
que alguna persona humana
pudo escribir, imprudente,
con esas frases hirientes
que, si las puedo borrar,
encima le vi'a estampar
¡un verso machazo al puente!

-Pensar que antes, camarada,
si encontraba un puente escrito,
podía leerse clarito…
mensajes de "barricada".
Y hoy lo ensucian con pavadas
puedo decirle, oportuno,
que entre el olvido de algunos
y la inorancia de otros,
denigran lo que a nosotros
nos diplomó de tribunos.

Para qué le habré tocado
el renglón de la protesta,
si a todo tenía respuesta
aquel "linye" renegado.
Como un "curso" acelerado
me dio de filosofía…
y hablaba de plusvalía
que deja, al proletariado,
cada vez más explotado
y engorda la oligarquía.

Defendía sus ponencias
hasta con uñas y dientes,
y a veces, de tan vehemente,
lindaba con la demencia.
Del dogmatismo a la ciencia
de un "galopito" cruzaba
y por ahí entremezclaba
La Biblia y el Manifiesto…
que ni jugándome el resto
al viejo lo interpretaba.

Pero, si no lo apuraba,
volvía a juntar la "tropiya",
y con frases más senciyas
otros consejos me daba.
Y, como el tiempo sobraba
pa' hacer rayas en el suelo,
pude "cazarle" en el vuelo,
po'el tono 'el vocabulario,
que había sido presidiario,
casi seguro, ese abuelo.

Yo también, pa' no ser menos,
tercié en la conversación,
traje la revolución
del cincuenta y cinco en pleno.
Me dijo el "Linye", sereno:
-contrariarlo no es mi agrado,
eso fue golpe de estado,
¡revolución! , la francesa…
aquí , maniobras burguesas
de milicos trasnochados.

-Abuelo, una reflesión
sobre la igualdá le pido,
porque me hayo confundido
y no encuentro la razón,
¿Por qué siempre es del "panzón"
la imagen y semejanza?
al pobre nunca lo alcanza,
cosa que me emberretina,
¿por qué será que se inclina
pa' un solo lao la balanza?

-La balanza del progreso
no pesa sudor ajeno,
y nadie les pone freno
ni siquiera contrapeso.
Por intentarlo fui preso
ayá, por el treinta y pico
y acobardao de milicos
cuando me abrieron la jaula,
pa' no sumarme a los maulas
me puse al hombro el "perico".

-Desde entonces, camarada,
corría el año treinta y dos,
y casi al sesenta y dos
son treinta años y no es pavada.
Con sus noches y madrugadas,
con fríos y con calor,
con más contras que a favor
por "arisquiar" la pechera…
pero libre, a mi manera,
como burro empacador.

-Y seguiré en la retranca
bajo el puente mi "trinchera"
hasta que la "barriguera"
se corte en cualquier barranca.
Aunque es pocona mi "banca"
no retiro lo bancao…
y me doy por bien pagao
que usté, Victorio, comprenda
que si se elige una senda
no hay que dejarla a un costao.

Al terminar la canción,
algo el viejo cuestionaba,
mientras yerba le volcaba
pa' ensiyar el cimarrón.
-El tema e' la tradición
no se agota al primer pial,
y ya que dentro al corral,
camarada, le prevengo…
que, a familias de "abolengo",
les yaman tradicional.

-A esa casta patriarcal,
a mi modesta opinión,
lo de Patria y Tradición
y con el "ser" nacional.
No les ha ido tan mal
si no, calcule las leguas…
que al aborigen, sin tregua,
sus antepasaos robaron,
 Sin negarlo, amojonaron
hasta ande cansen la yegua.

Y pienso que a Santos Vega
lo "matan" en la contienda,
pa' meterle otra leyenda
al pueblo, por si reniega,
cuando descubra la entrega
del país y sus riquezas,
que roban pa' la "nobleza"
del "amo" internacional
aunque a su "ser" nacional
le hagan bajar la cabeza.

-Nunca por condescender
canto alabando riquezas,
qu'el qu'ensiya con pobrezas
sus versos no va a entender.
No cambie de parecer
qu'el poeta verdadero…
no mete en vano al tintero
la pluma de su esperanza,
y aunque le "chifle" la panza
no escriba versos rastreros.

Cuando en charlas de "farmacias"
se hable de "bueyes perdidos",
no intente "patiar" el nido,
cabrestee en "democracia",
si total la burocracia,
que se afirma en el poder,
usté no la va a mover
ayí, sentao en la siya,
¡haga andar las "carretiyas"
si lo invitan a comer!…

-Como verá, camarada,
me está esperando el camino,
y como buen peregrino
partiré a la madrugada.
Ahí le dejo la ranchada
si es que no levanta vuelo,
y si comparte mi anhelo
¡quiero pedirle!… poeta,
que le agregue a su libreta
¡un verso para este abuelo!

Será un honor, caminante!,
cumpliré con lo que anhela,
si en la décima espinela
me acompaña el consonante.
Lo imaginaré constante
"cabrestiándole" al destino,
con una orquesta de trinos
de pajaritos en vuelo…
por la hueyas de mi suelo
¡protestándole al camino!

Este pedazo de historia
que les conté en la "matera",
tiene parte aquel linyera
que me ilustró la memoria.
Que Dios lo tenga en la gloria,
aunque no era muy devoto…
y al no echar en saco roto
mis vivencia y sus consejos,
pude plasmar un bosquejo
de mis andanzas de croto.

------------------------------------------

Hoy presentamos algunas décimas extraídas del libro de Felipe O. Moreno, que fuera editado por “Autores del Tuyú”. Lector, si puedes conseguirlo, te recomendamos su lectura. Es una escritura testimonial ya que es un relato autobiográfico de una parte de su vida (1962-64). Y no te digo más, porque hemos anexado algo de su prólogo, hecho por Juan C. Barbosa. Esta colaboración es por una  total gentileza de su autor, merced a los buenos oficios de un amigo común.
...............................................................................................................
El "último croto" viene a integrar (en las letras) una lista de almas que existieron alguna vez en este bendito país y que fueran contados y cantados a través del tiempo. Es menester aquí, presentarlo, no sin antes discurrir sobre un punto fundamental que el tema encierra como característica particular y que es su desdoblamiento. Desde siempre y en todo el mundo han existido errabundos, mendigos, caminantes, trotamundos o como se les quiera llamar, pero ha sido únicamente en Argentina --me atrevería a afirmarlo-- donde esta estirpe se ha revestido de una personalidad distinta por virtud de la hospitalidad del argentino. Aquí es donde se establece ese desdoblamiento del que hablara, que posibilitó la existencia de estos personajes sui-géneris. La hospitalidad en todos los niveles sociales, marcó en nuestro país una característica sin precedentes en el mundo, de manera tal que abarcó no solo al desamparado, al inmigrante o al carenciado, sino que albergó también y como un eco folklórico, a los linyeras, a los que sostuvo desinteresadamente, por largos años, en un rasgo que rayó en el pintoresquismo. He conocido estancias en la Provincia de Buenos Aires, en las que había (como una instalación más) una "crotera". Se trataba de una habitación espaciosa y separada de la edificación convencional, apropiada para los caminantes, en la que siempre había yerba, galleta, y carne a disposición del que llegaba. Desde antaño y por un eco puramente tradicional se mantenía la costumbre antedicha y en algunas ocasiones, luego que los linyeras permanecieran uno o dos días en una actitud ociosa, se les entrega a su partida un pedazo de carne para el viaje, si lo solicitaban.
Los puentes de las carreteras fueron singularmente su vivienda por excelencia, de ahí:- "... como croto bajo el puente...", por significar una comodidad extra en una vida errabunda. La vía férrea, en muchos casos un camino sin fronteras, sobreelevado, directo, cómodo a fuer de su poco tránsito, le permitió trasladarse a gusto.
Pero dejemos que "El último croto" cuente su historia, con el orgullo magnífico y genuino que se percibe a través de su trama y donde Felipe Olivera Moreno pudo plasmar, mucho mejor que en un estudio académico, a través de su poesía abierta, rotunda, ética, un personaje real de nuestra historia regional. Sus versos prolijos y profundos, sin aditamentos metafóricos, al mejor  estilo hernandiano, llevan una consecuente y virtuosa magia que convida a meterse debajo del puente y desear que nunca termine ese derrotero de sabiduría mezclada con anécdotas, rebeldías, profundos razonamientos y denuncias sociales "... Males que conocen todos/ pero que naides cantó..."

 Juan Cruz Barbosa

El Zurdo Amarillo


(Pintura: Castells Capurro)


Se decía en el pueblo, que’l zurdo Amarillo
vía cáido de un pago lejano y tal vez,
contratao pa’l caso de “amansar” conciencias
pa’ unas elesiones dudosa pa’l juez

Yegó en un escuro tapao ¡qué pingazo!
como quien conchavo viniese a buscar,
paraba en la fonda de la caye ancha
que tenía por cierto, almacén y bar.

La primer topada la tuvo en “la feria”
con Zoilo, un resero, muy corajiador,
un quite y dos tajos jüeron suficiente
pa’ mostrar su astucia “el desocador”.

Desde aqueya tarde se hablaba del Zurdo
comparando a Coria y algún guapo más,
con el forastero, que muenta un escuro
mesmo que mandinga en la escurida.

Pero jué un domingo en unas cuadreras
que encontró otro brazo ágil y templao,
quitando de  hacha y a poncho el puntazo,
 un barbijo “El Zurdo” se yevó  marcao.

Cuentan los paisanos que “El Zurdo” Amarillo
se perdió del pago desde ese encontrón,
sin “domar” concencias a la paisanada
y el juez  con la duda  pa’ la votación.

La guachita



Fue la niña sin juguete
"adulta” con sus diez años
y fue escalando peldaños
porque la vida arremete.
Como varón, sobre un flete
era abrojo en el recao.
¡Cuántas veces ha ordeñao!
¡Cuántos fríos!... con la atada,
cuando iba de madrugada
tiritando en el arao.

Trabajando en la majada
amontonó los vellones
y engrasó sus ilusiones
junto a sus pilchas gastadas
todo, lo vio de pasada
para ella, no hubo domingo
¡trabajo!... sin más distingo
que sol naciente y estrella
“rústica” pero… ¡que bella!
con ese acento tan gringo.

Por humilde se aguantó
ofensas, risa e insulto
ella, era como un bulto
que sin derecho creció.
¡Su juventú! la dejó
mansillada en vil manera,
pobre piona, tesonera,
sencillita como un yuyo
que al fin, si tiene algo suyo,
fue ese hijo de soltera.

De áhi en más, siguió rodando
luchando como una fiera
y aquella “gringa” campera
al muchachito fue criando.
Todo de sí le fue dando
con su sentir tan humano,
puso ternura en sus manos
y Dios, le brindó su apoyo
porque le dio un hijo criollo
con sentimiento paisano.

El pelo le entró a blanquiar,
su muchacho la hizo ¡abuela!
dicen, que prendió una vela
y que se puso a rezar.
Después de tanto peliar
tuvo una paz interior,
por mandato superior
la dicha que reconcilia
su fe, le dio esta familia
donde ella vuelca su amor.

Y allí está, la que ayer fuera
la sufrida, “la guachita”,
contenta con su nietita
curtida por tanta espera.
Pudo ser una tapera…
pero hizo blanco, lo gris
y al cambiar ese matiz
a una esperanza aferrada
fue justamente “premiada”
con una vejez feliz.


martes, 19 de marzo de 2019

El tandilero (Triunfo)

(Pintura: Molina Campos)



Yo tengo entre las flores,
mi preferida, mi preferida.

Por llevarla en mi pecho,
diera la vida, diera la vida.

Flor que por su fragancia,
yo me desvivo, yo me desvivo.

Si quieres conocerla,
vení conmigo, vení conmigo.

Eres el triunfo, triunfo;
ay si tuviera: quién me quisiera!

Las mujeres amigo
son inconstantes, son inconstantes.

Yo no digo que todas,
pero hay bastantes, pero hay bastantes.

Jurame que me quieres,
si te merezco, si te merezco.

No desprecies la dicha
que yo te ofrezco, que yo te ofrezco.

Eres el triunfo, triunfo,
y aquí se acaba, el triunfo mi alma.


El canto surero



¿Qué es “el canto surero”?
Y… asegún mi parecer
es entrenzar el ayer
y el hoy del hombre campero.
Pero también el pueblero
le aporta lo que aprendió,
que junto al que lo vivió
en la chacra o en la estancia,
le ingieren, en consonancia
lo que uno al otro le dió.

En esa interpretación
del pueta que se’splayó
y a lo crioyo describió
en muy rica esposición.
Es la fiel entonación
del hombre de la yanura
que no grita ni se apura
y no le pide a las almas,
de que lo ayuden con palmas
pues tiene su galanura.

Es la milonga campera
cantada sin titubeos
y adornada con floreos
que’s muy regional manera.
Es la rueda fogonera
o es un gaucho recitao,
y es el prolijo encordao
que’laboró un artesano,
pa’ un intérprete paisano
sin ningún cable enchufao.

Es lucir la vestimenta
con criterio y pulcritú
y mostrando su virtú
la dama cuando se sienta.
Es lograr audiencia’tenta
con mensaje bien medido
pa’ que quede un contenido
com’ofrenda’l soberano,
de nuestro canto pampiano
de azul y blanco sentido.

   (12/10/2001)

Tropeando (Chamamé)


Tropeando por toditos
tus caminos Taragüí
fui dejando legua a legua
mil recuerdos por allí,
desde Sauce y desde Esquina,
o allá en el Guayquiraró,
si habré atravesado montes
por esos campos de Ituzaingó.

Otras veces tropeando
acampé en el Miriñay,
recorrí toda la costa
y llegué hasta el Chimiray,
otras vueltas del Pai Ubre
por Yaguareté Corá
fui en procura de mi rancho
allaité en Mburucuyá.

No quedó cañada,
albardón, ni estero,
laguna, ni monte
que andar no me vio;
en cuánta enramada
no dejé mi huella
y cuánta promesa
que no se cumplió…
Vida solitaria,
vida de tropero,
de día y de noche
monte jha tapé,
y de cuando en cuando
-poriajhú consuelo-
taba, guaripola,
cordiona y chamamé.

Otras veces tropeando
acampé en el Miriñay,
recorrí toda la costa
y llegué hasta el Chimiray,
otras veces de Pai Ubre
por Yaguareté Corá
fui en procura de mi rancho
allaité en Mburucuyá.


-------------------------------------------------
Vocabulario:

Taragüí: Corrientes
Guayquiraró, Miriñay y Chimiray: ríos correntinos
Pai Ubre, Ituzaingó, Yaguareté Corá y Mburucuyá: parajes y pueblos de Corrientes.
Monte jha tapé: monte y camino
Poriajhú consuelo; consuelo de pobre.
Guaripola: caña fuerte.