miércoles, 22 de mayo de 2019

No le afloje corazón (Tonada)




Esta vida que he vivido apresurado
hoy me lleva hasta los brazos del sosiego.
ahora tengo que pensar que al otro lado
me iré pronto si no pongo el pie en el freno.

No me afloje corazón que lo preciso,
justo ahora que me salgo de la vaina
por haber trajinado sacrificios
y aun me quedan por hacer varias tonadas.

A la muerte compadre no conviene
ni siquiera provocarla
y si un día de pronto se aparece
diganlé que no estoy y que se vaya.

Mis amigos solo quiero que comprendan
que ahora debo comportarme como un santo,
me alejaron de la sal y la cerveza
de los vinos, los jamones y el tabaco.

No me afloje corazón que lo preciso,
justo ahora que me salgo de la vaina
por haber trajinado sacrificios
y aun me quedan por hacer varias tonadas.

A la muerte compadre no conviene
ni siquiera provocarla
y si un día de pronto se aparece
diganlé que no estoy y que se vaya.


Cogollo:
"Ernestito" no hace falta que le explique
la razón del cogollo en la tonada
pero quiero que esta vez lo planifique
ya que viene diferente la jugada.

Soy su amigo y ante todo lo reafirmo
y le pido por favor no llene el vaso
pues me sobra si me paga este cogollo
con el don de su amistad y con su abrazo.

A la muerte compadre no conviene
ni siquiera provocarla
y si un día de pronto se aparece
diganlé que no estoy y que se vaya.

Mate amargo, cimarrón (Chamamé)

(Foto: Luis Franke)



Mate amargo, cimarrón
el de las mañanas claras,
el de las tardes serenas
y el de las noches cerradas...

Refugio de los sin nada,
mate amargo, cimarrón
en las manos sos tibieza,
consuelo en el corazón.

Estribillo:
Mate amargo, cimarrón
de una cosa estoy seguro,
serás mi fiel aparcero
hasta en el último apuro.

Mate amargo, cimarrón
llenito de yerba buena,
esperanza con paciencia
y aguita de lavar penas.

Chasquea en suelo entrerriano
su campero borbollón,
no morirás en mi tierra
mate amargo, cimarrón.


Hacia el olvido


Soy el último suspiro
de la grandeza campera
y soy la vieja tapera
que en el pasado me miro,
para siempre me retiro
con el gauchaje altanero
y es un saludo postrero
para mis glorias secretas
cuando besando las grietas
cruza llorando el pampero.

Soy relincho de bagual
que voy quedando en un eco,
chiripá que me desfleco,
punta rota de puñal;
copete de cardenal
que voy perdiendo el color,
mburucuyá que di flor
trenzao a una cina-cina,
y el ombú donde la china
esperaba al payador.

Soy la guitarra tersiada
sobre el anca de algún pingo
que antes de entregarme a un gringo
prefiero quedar callada.
Soy la cruza abandonada
por indescifrable suerte
y entre el pastizal inerte
clavada en un corazón,
soy una interrogación
entre la vida y la muerte.

Soy el nudo potriador
que fui confianza y halago
cuando era orgullo en mi pago
ser jinete y pialador;
soy el jilguero cantor
que en el ceibal hizo nido,
tiro de lazo tendido
completamente a lo largo:
y el último mate amargo
que me pierdo en el olvido.

Soy la muriente visión
después de rudas fatigas
de los guerreros de Artigas
peliando a lanza y facón;
ternuras de un corazón
puestas en una señal,
hechas con el delantal
de una china que en la loma
se parecía a una paloma
aleteando entre el cardal.

Soy apagado fogón
que me deshago de viejo
y 'rilación' que me alejo
porque ha muerto el pericón.
Soy alma de tradición
que no retorna jamás,
pero voy dejando atrás
mientras confuso me pierdo
el encanto del recuerdo
de lo que no vuelve más.


Antojo



¡Las cosas que están pasando...!
es cosa de no creerlas!...
Y eso que estuve esperando
toda mi vida por verlas.

¡Y las que van a venir!
Calculale, Golondrina,
que sólo quiero vivir
para sacarme esa espina.

Y aunque ya he vivido mucho
para esperarlas soy mozo.
¡Apuesto un diez, contra un pucho,
a que las vivo y las gozo!

Voy a sacarme el antojo,
cuando se haigan realizao,
de verle a muchos los ojos
como botines cambiaos.

Los piones van a ligar.
Serán piones de otras leyes.
Porque aura, sin dispreciar,
somos igual que los güeyes.

Vos vas a ser jubilao!
¡Todo un don güey Golondrina!
Si es que no te han envasao
como en lata de sardina.

Pobre mi güey compañero
que no puede comprender.
Pero, me entiende el lucero
que sabe de amanecer.



La llamarada



Estribillo:
Larai, larai, larai, larai, laralero...
¡Qué linda la madrugada
con ese sol trafoguero!

Hay que ahorrar pa' no ser pobre"
un pión viejo me decía
y a él nunca le sobró un cobre
pa' comprarse una alcancía.

Bichito guapo el hornero,
trabajador como un pión.
No necesita dinero
y a más, y a más no tiene patrón.

El sueldo de un pión carrero
nunca se debe aumentar
pa' que valore al dinero
y no aprienda a malgastar.

Los piones, dijo un doctor,
no son hombres delicaos,
a ellos no les hace el dolor
porque están acostumbraos.

Qué linda la madrugada
con ese sol trafoguero.
Cuando se haga llamarada
va a alumbrar al mundo entero.

Larai, larai, larai, larai, laralero...
¡Qué linda la llamarada
alumbrando al mundo entero!


martes, 21 de mayo de 2019

Serie "El Mate", poema n°6


(Pintura: Juan Luis Blanes)



Con un terrón de azúcar y una brasa,
lo zahumaron;
y, azonzao, se entregó...
Le taparon la boca con una mano,
y en vez de defenderse
se durmió al calorcito...
Cuando se dispertó, ya estaba manso:
le gustó el azúcar
y se hizo dulce, él mismo...

Lo amansó una mujer, y lo tuvo a su modo:
adornado y prolijo;
con botones de plata con iniciales;
pero medio sancocho
y hasta mal ensillado.
El trato: parecido...
(¡Así son las mujeres!)
En más de una ocasión
le pegaron un golpe por disparar sin tino,
al entrar una víbora en la cocina.
Cuando no,
ensillado quedó hasta el otro día
por la novelería de un vestido, un pañuelo...
y hasta porque la moza,
vió pasar, esa tarde,
un paisano que -dicen-... es medio picaflor...

Y "el dulce" -que es de veras-
ya no es capaz de nada!
A la otra mañana,
la moza lo acaricia, le da su terroncito,
y lo besa más largo...
El bobo, se figura de que es por lo sabroso!...
y ella tiene en la boca, lo que tiene en los ojos;
y es lo que saborea:
la visión del paisano...
(El que pasó ayer tarde...
y es medio picaflor!)

Enero 22 de 1938.-



(Pintura: Juan Manuel Blanes)

Este mate gayeta...



Este mate gayeta que m'entibia las manos,
lustroso porque tengo muchos güenos hermanos;
este nido ande el vicio de andar siempre chupando
se hace ladero viejo por la güeya 'e los años;

este güequito abierto qu'está siempre esperando
un verdor de esperanzas y un tomador de amargos;
este mate gayeta
desbastao a rezongos, afinao por baquianos,

qu'en la espuma nos bicha con ojitos briyosos
que al gastarse la yerba se nos van apagando;
este mate gayeta que potriyo jué bayo
y aura viejo es briyoso como el pelo del zaino,

me chasquió esta mañana, y en la zurda, su yanto
me decía: "don Yerba, ya está de ojos escasos..."
Pero no era la vista, sino el filo de un rajo
lo qu'estaba pidiendo calentando mis manos:
"abrí la boca a otro mate, relevame paisano..."

Este mate gayeta ya está viejo, Matrero;
pero los dos sabemos lo que cuesta cambiarlo.

Güella de Ceferino (Huella)

(Pintura: Rodolfo Ramos)



La bravura del indio
frenó su lanza
porque ha nacido un lirio
sobre la pampa;
un precepto divino, 
luz de esperanza,
la trae un indiecito 
para su raza.

Fue llevando hasta Roma,
fe sacrosanta
y siente en lo profundo
que Dios lo llama;
rogando por su tierra
y por el indio
por huellas celestiales
va Ceferino. 


Laralalaa
luz de esperanza
porque ha nacido un lirio
sobre la pampa.

Al solar rionegrino
donde ha nacido
bautiza los chañares
con el rocío, 
en Chimpay florecía
sangre araucana
y en el fortín "Mercedes"
es venerada.

Santito de mi tierra
serás un día, 
así lo quiere el pueblo
que no te olvida.
Apóstol que elevaste
la fe cristiana, 
ruega por la concordia
de nuestra patria.

Laralalaa
luz de esperanza
porque ha nacido un lirio
sobre la pampa.



sábado, 18 de mayo de 2019

No te entregues al amor (Tonada)

(Pintura: Molina Campos)



No te entregues al amor,
sin tener conocimiento.
Porque después, ya no vale, si ¡ayayay!
tener arrepentimientos.

Para qué Dios me habrá dado
tanto amor para quererte,
y ahora para olvidarte, si ¡ayayay!
será preciso la muerte.


-------------------------------------
Otros versos encontrados en esta tonada:

Las horas que tiene el día
las he repartido así:
nueve son para adorarte, si ¡ayayay!
y el resto pensando en ti.
-----------------------------------
Espina fiel de la flor
mas hechicera y galana,
así modera tu amor, si ¡ayayay!
en tu juventud temprana.
En tu juventud temprana
no te entregues al amor.

Cogollo:

"Cacho Valles", siempre viva,
y con la pura verdad:
quisiera en esta tonada, si ¡ayayay!
lograr un amigo más


-------------------------------------------------------------

Aparece como autor de algunas coplas: A. Rodriguez

Vivir ya no (Vidala)


Triste de mi
¿qué haré yo?,
amo una flor
y se marchitó.

Hoja por hoja,
el viento llevó;
amarga vida:
vivir ya no.

El tiempo cuando transcurre,
hiere con mayor furor,
destruye lo que envejece
sembrando pena y terror;

me voy, me voy,
arreando conmigo
placer y dolor.