miércoles, 1 de marzo de 2017

Don Segundo Sombra (Tango canción)



Buscando la verde alfombra
de la llanura esmeralda
con su pena a la espalda
pasa don Segundo Sombra...

Don Segundo Sombra,
Caballero en tu pingo,
Sos el Don Quijote de la pampa
Que hoy ha invadido el gringo.
Don Segundo Sombra,
Imponente figura,
Que extiende la mirada pensativa
Al ras de la llanura.

Solitario resero,
Ignorante y profundo,
Que llevás en tu apero
La tristeza del mundo.
Tu silueta encorvada,
Tu silencio altanero,
Se hundirán en la nada
Para nunca volver.

El espacio es tu goce,
El recado tu asiento
Y tu espalda conoce
Los mordiscos del viento.
Bajo el cielo inclemente
Pasás trágico y lento,
Cual la sombra doliente
De las cosas de ayer...

Don Segundo Sombra,
Caballero en tu pingo,
Sos el Don Quijote de la pampa
Que hoy ha invadido el gringo.
Don Segundo Sombra,
Imponente figura,
Que extiende la mirada pensativa
Al ras de la llanura.


Martín Fierro (Tango)



Composición año 1910.-

martes, 21 de febrero de 2017

Recorriendo el monte




De tarde me preparé
para salir bien temprano,
puse la linterna a mano
tapé el fuego y me acosté.
Un cabresto mordacié,
estirado dejé un lazo,
le arreglé al overo un vaso
y antes de que el sol remonte
salí a recorrer el monte
solo por un por si acaso.

En la rama de un vinal
encontré una lechijuana
y bajo de ella una iguana
le codiciaba el panal.
En la punta'el salitral
un toro busca pelea
se echa tierra, cabecea,
y hacia un costao, lo más pancho,
se estaba rascando un chancho
en el tronco de una brea.

En el tallo de un chañar,
un pájaro carpintero,
picoteando hace un ahujero,
seguro está por huevear.
Yo que pasé a revisar
mis trampas junto al camino,
era para el campesino
un buen conchabo que había
t¡iempo aquél cuando valía
cuero de zorro y barcino!.

Si los cuervos en la altura
arman círculo volando
cualquier chico está pensando
que es osamenta segura.
Cuando la ulúa madura
qué delicioso alimento!
pero hay que estar muy atento
que si el cambio es con garúa,
la cabra busca la ulúa
y se escapa contra el viento.

Unas tunas coloradas
bajé a comer ese día,
corté unos jumes que había
pa'darle una cepillada.
Una botella forrada
llevaba de cantimplora
y después de estar media'hora
limpié en la tierra el cuchillo,
guardé bajo el cojinillo
donde'iba la boleadora.

Después de aquél buen instante
me acerqué al rosao overo,
pa'comodarle el apero
que se le fué pa'delante.
Y monté lo bien campante
pero ni bien salí yo
un ternero se cruzó
muy embichao por demás,
le volqué el rastro ahi nomás
seguro que él se curó!

Debe saber un paisano,
éstas cosas y otras más
porque al mundo montaraz
sólo lo habita el baquiano.
Me fui hasta un monte cercano
donde la hacienda bajaba
a una represa que estaba
pero hallé muy poca cosa:
un puñao de mariposa'
que sobre el barro jugaba.

Y al ver un nucle pelao
supe la triste sequía
que algún burro pelaría
por la sed que habrá pasao.
Ya con los perros cansao'
he tomao la desición
de volver pa'mi fogón
antes de la oscuridad
por miedo a la yarará
que siempre anda a la oración.

Por un fachinal crucé,
desilaché la carona,
y un nido de copetona
con seis huevos encontré;
llegando al rancho pensé,
guiso de fideo entrefino,
tortilla hecha con tocino
y antes de irma pa'la cama
busqué en la radio un programa
que tenga canto ARGENTINO!






Mi bolso, yo y mi guitarra



Somos tres que andamos juntos
Mi bolso, yo y mi guitarra
Siempre llegando y partiendo
Del umbral de cada casa.

Pero una noche de esas noches
Que sereno descansaba
Soñé cómo discutían
Mi bolso con mi guitarra.

-"¿Porque tanta diferencia?"
el bolso le preguntaba:
-"Si yo también formo parte
De la lucha de la causa...!"

"Yo soy el que llevo todo,
a mi nomás se me carga,
siempre encerrao en los viajes
Nunca he podido ver nada..."

"En cambio la vida tuya
Es andar de farra en farra
Tu entorno es caricias, versos
Elogios y serenatas".

"Y a mí nunca me cantaron
Siquiera una triste zamba.
Vivo de hotel en hotel
Siempre debajo'e la cama..."

-"Pero lo más triste de esto",
Dijo con la voz quebrada:
"Cuando se me caiga un diente
No serviré para nada"!

La guitarra conmovida
No quiso bajar la guardia.
Le hizo entender que no era
Tan así como él pensaba.

-"¿Por que te sientes así?
Si sos parte de la causa
Cada uno cumple su rol
Y los tres hacemos patria"...

"Es verdad que nos reímos
A veces a carcajadas
Como otras tantas lloramos
Por que es así nuestra marcha".

"Porque la vida es así
Unos lloran y otros cantan",
Y por convencerlo mas
Siguió hablando la guitarra...

"Yo estuve junto al obrero
Del andamio y la cuchara,
Del pión rural que luchando
Mantiene de pie una chacra.

Le cantamos al linyera
A la sirvienta explotada
A la maestra.,al doctor
A la posta sanitaria,

Al changarín,al taxista
También a la ama de casa,
Al jinete que rodó
en alguna jineteada
Al camionero que sueña
Con amores y distancia
Y a todo el que nos pidió
Le hicimos una gauchada.

Yo sentí su corazón
Susurrándome a la espalda:
"La incomprensión del hogar
La familia desarmada,
El dolor de la injusticia,
La corrupción democrática,
El flagelo de la droga,
La dignidad manoseada,
La explotación infantil,
Mirar a la gente anciana
Escarbando basurales
Y con la mano estirada
No es fácil vivir cantando
Con heridas en el alma"...

Y en un profundo silencio
Quedó el bolso sin palabras
Yo me desperté asombrado
Y abrazándome a la almohada
Pensé paras mis adentro:
"Si uno de ellos me fallara
¿A donde me voy sin bolso
Quien lleva mis pilchas gauchas?
Botas, pañuelos camisas
Chalecos, poncho, bombacha
Y un montón de cosas mas
Que solo sabe el que viaja".

"¿Qué sería de mi vida
Por el mundo sin guitarra?
¿Cómo alivio mis pesares,
Cómo alegro mi garganta?

Por ella lloró mi madre
Cuando me fui de mi casa
Y me aconsejó mi padre
Sin decirme una palabra.

Por ella tengo un amigo
Y tengo un amor que me aguarda
Y puedo hablar del camino
De la noche, la distancia.

Por ella soy lo que soy
Un curandero del alma
Y sé que un día iré de viaje
 sin mi bolso, sin guitarra.

Por eso permítanme
Disfrutar estas instancias
Sé que por H ó por B
No regresaré mañana.

¡Salud, salud queridos amigos!
Me voy, los rumbos me llaman
Somos tres que andamos juntos:
mi bolso, yo y mi guitarra.

La milonga floreada ("La Abrodos")



Al frescor de los sauces

va callando el zorzal, 
la carreta hace un alto 
y en el campo desierto
el viento juguetón
ensaya en las cuerdas: una milonga
que se hace floreada 
en la rueda del fogón.

Aunque es humilde mi prienda,
Dios le puso a mi amorosa,
espinas como a la rosa
pa'que un algo la defienda;
pero entrando a la senda
del amor se me arrocina:
es alegre en la cocina
y canta como el jilguero
cuando pisa en el mortero
o está lavando en la tina.

-"Ah paisano su milonga 
es gaucha, dulce y sencilla 
como botón de presilla
pa'l lazo que uno precisa
cualquier cosa que proponga
me ha de hacer su servidor
y le juro por mi honor
que me ha dejao con su cuita
con el alma más blandita
que sotera de arriador".

Al principio en los amores
era arisca y redomona,
pero a golpes de carona
le hice pasar los temblores;
mi pial no fue de los piores:
limpito y a ras del suelo
a ella se le fue el visero
y al final de la porfía
salió como yo quería
más suave que el terciopelo.

-"Linda china habrá de ser
cuando ansí la alabancea,
no es manco y me hago a la idea
de cuánto vale un querer;
el amor de una mujer
en la vida reconforta
pero priéndase a la torta
con cautela y con maestría,
no salga saliendo un día:
¡pucha que la vida es corta!

Ahura ya me ve paisano
si bien no me vanaglorio,
de pensar en el casorio
ya ni trabajo a desgano;
para el campo vuelvo ufano
y acollaraos a un desvelo
pensamos poblar el suelo
si no afloran los engorros
con un lote de cachorros
como tropilla de un pelo.




GUARDA!




Me viene mal la baraja,
la cuestión se pone fea
pero me abrazo a la idea
de’nfrentarla a rompe y raja;
no hay chúcaro que a rodaja
no se doblegue al dolor,
y a mi me suebra valor
pa’ dirle firme al encuentro
¡que tengo un temple de adentro
como pa’ pechar lo pior!

Se dice que todo pasa
hasta el temporal más feo,
pero hace rato que veo
que un cielo negro me abraza;
la realidá se disfraza
-uno puede colegir-
pero se alcanza’lvertir
como dándole’n el clavo
¡que habrá de ser tiempo bravo
el que nos toque vivir!

Se confunde libertá
con el total entreguismo,
y se abre como un abismo:
riqueza o necesidá.
Total naturalidá
demuestra el que mucho roba,
pero solo se joroba
el que “rajuñó” un centavo
¡porque la justicia, al “pavo”,
de cien maneras lo adoba!

Por girar como la rueda
seguirá el mundo rodando,
más pobre, el pobre, galguiando
y el rico, más rico queda;
el que gobierna se’nrieda
con el hilo ‘el carretel
pues se sirve del pastel
una tajada sabrosa
¡y aquel que piense otra cosa
que salga en defensa d’él!

Yo me siento ensemismao,
sorprendido y con asombro…
¡y pensar que puse’l hombro
pa’ quedarme deslomao!
Si al matungo trajinao
lo aguaita un final de tacho,
anque ya no soy muchacho
capaz que me’ncrespo fiero,
¡que pa’rriarme al matadero
hará falta más de un macho!

No afloja la sabandija
encarnizada es sin yel,
pa’ella, la sangre’s miel
y la chupa a dos verija’;
el que al pueblo tanto esija
que tiemple la consecuencia,
no lo ciegue la osecuencia
de un rodeo de adulones
¿qué pasará si los piones
se olvidan de la obediencia…?

Cuando afina, el que’s cantor,
no grita pa’ dar su canto,
porque’l fundamento es tanto
que hasta lo escucha el señor.
Y si es murmuyo el clamor
del pueblo que ya no aguanta
¡guarda!, que tanta garganta
hambriada, seca, sedienta,
puede ser como tormenta
que la negrura agiganta.

Y he de seguir yo también
jinete sobre un beyaco
que’l cuerpo al charque no saco
si necesito un sostén.
Y dejo aclarao muy bien
quedando el verso’e testigo,
si jinetiarlo consigo
y al ejuerzo no me dueblo
¡sepan pues, de que “juan pueblo”
puede ser cruel, pa’l castigo!


       (17/12/1997)

(Pintura: Elodoro Marenco)

Sucedido


(Pintura: Carlos Montefusco)



“Les voy a contar la historia
mejor dicho un sucedido
por eso que a Dios le pido
que me alumbre la memoria”.
Así empezó el Viejo Coria
hablando pausadamente
y se quedó di repente
muy silencioso el fogón
centrándose la’tención
ninguno era indiferente.

“Páseme el porrón cuña’o
pa’ calentar el garguero”
y le mandó al tragadero
un taco muy alarga’o.
El relato era espera’o
y el Viejo zorro sabía
que a todos conmovería
lo que juira’rilatar
y tardaba en arrancar
la historia que prometía.

“Me había toca’o rondar
yo diba con un arreo
cuando di repente veo
de la nadita’somar
una figura sin par
de perro negro grandote
se me hizo un ñudo el gañote
galopiando el corazón
¡porque era un lobizón
el que iba cruzando al trote!

Los vacunos lo olfatiaron
se’mpezó a’remoliniar
reseros al despertar
tan solo se santiguaron.
¡Y solito me dejaron
ante el perrazo embruja’o!
Yo lo aguaité desmonta’o
y bajo la luna yena
lo esperé en forma serena
y el facón desenvaina’o.

Lo abarajé en el facón
pero de un cormiyazo
me vino a cortar el brazo
y le partí el corazón.
Se alzó con un sacudón
y se ganó ‘n‘el cardal.
Me dentró un tembladeral
al ver que no lo maté
y me dije: ahura sé
que ya tengo adentro el mal.

Por suerte cura encontré.
Una vieja culandrera
me sacó el Mal pa’juera
con la cicatriz quedé”.
Y sabrá el Señor con qué
el viejo se ha lastima’o
pero todos han queda’o
mirando la cicatriz.
¡Por dentro el viejo feliz
al haberlos asusta’o!

Mirá muchacho


(Foto: Celina Frers)

1
Mirá muchacho, entuavía
pa’ mi vos sos un potriyo,
que apenitas el colmillo
la ve puntiando l’encía.
Dejuramente que un día
podrás ganarme cortao.
Pues en de chico te han dao
la mamadera ‘e la sencia,
y a mi solo la’esperensia
ciertas cosas me ha enseñao.
2
Risien la guía va echando
la planta de su saber.
Y ya querés engolver
al que sombra te está dando.
Sos poyo de pico blando
pa’ que peliés con puyones,
y aunque te suebran lisiones
sin galopiar aprendidas,
en lo que’nseña la vida
no salís d’entre mamones.
3
Se que pa’ mucho es mejor
tener la sencia ‘e los libros,
pues, entre muchos peligros
ser inorante es lo pior.
Pero aquel que’n el rigor
s’hizo a golpes en la güeya,
y jue curtiéndose’n ella
con más “picana” que pluma,
es como la uña del puma
que ni en el tala se meya.
4
Y un es que quiera decir
qu’estoy en contra ‘e la escuela,
diande! si a mi me consuela
mirar los que pueden dir.
Solo te quiero alvertir
que hay dos clases de enseñanza;
una, que solo se alcanza
con el contino estudiar,
y otra, qu’enseña el andar
como galera ‘e mudanza.
5
Yo n’esta última aprendí
lo que’l rigor me ha ditao,
y cuasi me he dotorao
de tanto que padecí.
Vos, en cambio, un es así
como te juiste ilustrando,
siempre te han ido alumbrando
la loma que has repechao,
y has aprendido sentao
lo que yo aprendí rodando.
6
Por eso no corcobiés
si esto va como lisión,
pues mi saber ni al garrón
nu ha de yegarte tal vez
pero vos ni aunque tenés
con lo aprendido un tesoro.
No te me hagás tanto el toro
sin madurar el sentido.
Que repetir lu aprendido
no es más que hablar como el loro.
7
Tuito el que’s inteligente
-y vos también lo serás-
nu hace alarde de ser más
pa’ que lo alabe la gente.
Va por la güeya prudente
siempre midiendo el hablar.
No se mete a cacariar
pa’ dárselas de sabiondo:
la tina que muestra el jondo
poca yubia va a juntar…
8
Pa’ que te sea provechoso
tuito lo que has aprendido,
demostrá que ser estruido
lu hace al hombre rispetuoso.
Nunca pequés de orguyoso
y acercate a la humildá,
no seas pura vanidá,
como el pavo al esponjarse;
que a veces, hay que agacharse
pa’ ver con más claridá.
9
Tratá que siempre tu boca
de el fruto de una enseñanza.
Yno seas pura alabanza
que’n vez de enseñar, provoca.
Pensá que también la roca
se pule con la marea,
y que’l hombre que se crea
ser a tuitos superior,
suele tener cada error
que hasta un zonzo lo bolea.
10
Sacale prenda al saber
que te alivió de salida,
pero, pensá que’n la vida
siempre hay mucho que aprender,
no es el asunto correr
por el apronte engañao,
el mundo es un campo arao
pa’l que se largue sin rienda,
y sin cáir, no hay quien aprienda
de golpe a salir parao.
11
Ansina a vos que’l rigor
no te ha ladiao de un pechazo,
ni te ha pegao un ponchazo
pa’ pruebarte en el fiador,
no vengás voraciador
sin calcular la distancia,
que, cuartiando a la constancia
hasta lonjiarme’l cuadril
he yegao a ser candil
pa’l fogón de la inorancia.
12
Por eso ti hablo muchacho
y aunque d’esto no te guiés,
ricordalo alguna vez
que nu es charla de borracho.
El que de sencias jue guacho
como él no tuvo estrución,
hecho a golpes o a lisión
según la taba le sale;
vale mucho cuando vale
lo que siente el corazón!

viernes, 17 de febrero de 2017

Antojos de viejo


(Fotos: Daniel Sempé)

1
Lo mesmo que Wenceslao
le voy hacer un pedido
porque sé que’s entendido
haciendo un lazo trenzao,
en mi modesto recao
va’hacer un lujo yevarlo
porque además de adornarlo
con esa pilcha campera
usté sabe que ande quiera
si se ofrece sabré usarlo.
2
Si lo elegí a usté pa’l caso
es porque’ntre los sogueros
son poquitos aparceros
los que trenzan bien un lazo
además será un gustazo
por nuestra amistá sincera
pero, pedirle quisiera
sin que usté lo tome a mal
que a mí me lo cobre igual
que si no me conociera.
3
Aunque usté’s hombre campero
conocedor del oficio
permítame que de vicio
le diga como lo quiero
en lo posible que’l cuero
sea de vaca colorada
con trenza bien apretada
de seis tientos bien parejos
pa’ que al volcarlo ayá lejos
obedezca bien la armada.
4
O le haga muchas brazadas
porque ya no soy muchacho
y con los años caracho
mis fuerzas están mermadas
sobre todo en las pialadas
la vista suele fayarme
y aunque suelo entreverarme
ya no es el tiempo’e nosotros
que solía pialando potros
con la presiya quedarme.
5
No lo haga fino ni grueso
más o menos regular
que me sirva pa’ pialar
y pa’garrar del pescuezo
que la argoya tenga peso
así el viento no la mata
trenzada de cinco chata
le hace doble la presiya
así es bien fuerte y senciya
como suela de alpargata.
6
La yapa de ocho largona
pues donde ciñe l‘armada
suele cortarse gastada
y hay que cambiarla nuevona
si es larga se soluciona
y aquí mi saber descoya
porque aunque sea a la crioya
algunos tientos enriedo
y con un remate puedo
cambiar yo nomás l’argoya.
7
Disculpe las pretensiones
son solo antojos de viejo
a su criterio lo dejo
más que sea de los juertones
porque haciendo redomones
siempre hay algún dormilón
que no obedece al talón
o lo abatata el lazazo
y al no poder darle lazo
revienta al primer tirón.
8
No se moleste en traerlo
ni se apure en terminarlo
me avisa que iré a buscarlo
ni bien termine de hacerlo,
pues con tiempo quiero verlo
pa’ charlar largo y tendido
no se me gaste en cumplido
que yo yevaré el churrasco
y haciendo escarciar el frasco
volveremos tiempos idos.