sábado, 10 de septiembre de 2011

Homenaje al mencho de campo

Quiero rendir homenaje
al correntino racial,
al noble mencho de estancia
que muchos quieren despreciar.

Herencia de abuelos gauchos
que hicieron patria taitá,
a poncho lanza y coraje
y de a caballo nomás.

ESE ES EL MENCHO ARGENTINO,
EYCUAJAMA CHE CAMBÁ

Ese que enlaza un novillo
a la cruzada nomás
pa curarle la bichera
a campo ajuera taitá,
y a cincha de su caballo
se arregla solo el cambá.

Con coraje con astucia
o por ser vaqueano nomás,
el que hace vibrar al viento
un sonoro sapukay.

Cuando en brava lucha vence
al mas temido bagual,
el que se luce en los bastos
o asi en las crines nomás.

Que se levanta de un salto
si es que al suelo fue a parar,
destreza que tiene el mencho
y que no se puede igualar.

Ese que tranca un vacuno
de puro gusto nomás,
y al potro bruto y salvaje
mansito lo ha de dejar.

El que soporta de pie
el tirón de alguna pial,
conocedor de penurias
y de dura adversidad.

A ese mench0 que las heladas
ni el mas crudo vendaval,
o el peor de los calores
no le hace mella, taitá.

Puestero que en madrugada
de lluvias rayos y truenos,
con su caballo y su perro
va a cumplir con su jornal.

ESE ES EL MENCHO ARGENTINO,
EYCUAJAMA CHE CAMBÁ

Ese que allá en la gesta
de Malvinas y Soledad,
abonara con sus huesos
el suelo patrio, taitá
y escribiera con su sangre
en la historia una vez mas,
la estirpe del correntino
macho, valiente y tenaz.

El que viste con orgullo
la pilcha tradicional:
canillera, guardamonte
y de espuela che taitá.

Sombrero bombacha y bota
cuando se va a bailar
y le sobra un chamamé
en dos hileras nomás,
para expresar su alegría
bailando por además.

Yo, yo que llevo un mencho aquí adentro
y se me quiso revelar,
herencia de mi padre Antonio
y de mis abuelos, taitá.

Yo, yo lo oí decir con orgullo
yo fui mencho, che cambá.
Alambrador, esquilador,
tropero de la inmensa soledad.

ESE ES EL MENCHO ARGENTINO,
EYCUAJAMA CHE CAMBÁ.

Para ser mencho de estancia
hay que tener condición,
valentía, brazo fuerte,
audacia y vocación.

Oficio que no se aprende
en una escuela taitá,
te va enseñando la vida,
tu propio cuero nomás.

Como no voy a brindarle
el homenaje mejor
a este criollo argentino
que no reniegan de su condición,

que si ud le preguntara:
¿donde trabaja señor?,
con orgullo te contesta:
YO SOY MENCHO, yo soy mencho de Yataí Porá,
de la de "SAPUKAY", de "Rincón de Luna",
allá en Concepción, Corrientes,
donde nací ché cambá.

A ese mencho de estancia
que muchos quieren despreciar,
no le llegan ni a la punta
de los dedos che cambá,
porque le sobra orgullo,
hombría y honestidad,
porque le sobra coraje
y le sobra dignidad,
y porque es bien correntinos!

EYCUAJAMA CHE CAMBÁ!
...........................
vocabulario:
Eycuajama ché cambá: entendés negro!

No hay comentarios: