martes, 22 de mayo de 2012

Para mí todas son madres


¡Qué me importa a mi del mundo
y qué me importa a mi de la sociedad!...,
la sociedad y el mundo me exige
que yo heche a rodar mi hija
¿Y porque voy a echarla?

¿Echarla a mi hija,
porque me ha traido
un nieto de regalo
sin que naide supiera?
¡Vaya un pecado!...

¿Acaso no han comenzado sus amores
cuando empezó a puntiar la primavera,
que fue pal tiempo aquél que el potro
rompió el cabestro para seguir la yegua,
que el toro saltó los alambrados
y al trotecito se nos fue la perra...?

¿Echarla a mi hija,...
¿Echarla a mi hija me pide el mundo
porque no supo venderse
a cambio de una libreta?
Si hasta el reptil ponzoñoso
procrea con libertad
en sus abrigadas cuevas,
y el río serpentea libremente
por ser hijo natural
del corazon de la tierra...

Solamente la mujer,
solamente la mujer tiene sociedad
que la desprecia
pero esa sociedad admite,
permite y fomenta el cabaret,
el mercado de las hembras...
Allí naide pregunta si una mujer es buena,
allí el pudor es un mito,
un chiste la desverguenza
allí el pedazo de seda tapa las marcas
qe han dejado las poleas
cuando esta mujer soñó ser una madre
honrada, trabajadora y buena.

¿Echarla a mi hija... ?
¿Echarla a mi hija me pide el mundo
porque me ha traido un nieto de regalo
sin que naide supiera?
¡Vaya un pecado!
¡Vaya un pecado mas grande...!

¡A criar su hijo
a criarlo como Dios manda,
en vez de mal parirlo
sin que la vean...!

¡Bendita sea la mujer,
bendita sean todas las mujeres
que contra el mundo
y la sociedad que las desprecian
levantan en alto el bello fruto
de sus entrañas maternas!
................................
¡Madre, madrecita mía del alma
que estás en el cielo,
si vos madre tuviste la desgracia
de ser igual que ellas:
¡mil veces madre!,
¡mil veces madre bendita seas!
......................................

Pd: este relato de Boris Elkin tiene una versión más corta con el título "De carne somos" en su libro "Charqueando".

No hay comentarios: