jueves, 8 de noviembre de 2012

Tradición

(Pintura: Eleodoro Marenco)

No soy una aparición,
vengan todos, no se asusten;
escúchenme los que gusten,
ahí va mi presentación.
Quien soy? Soy la Tradición
hecha madrina y cencerro,
traigo del llano y del cerro,
el recuerdo de los grandes,
del inmortal José Hernandez
pedazos del" Martín Fierro".

Poncho...guitarras...facones
espuelas y chiripá
himnos a la libertad;
lanzas, indios y malones.
Domas...yerras, pericones,
que fueron fiestas camperas,
luces malas y taperas
han de venir a la cita;
lamento de vidalitas
y alegría de cuadreras.

Sobre pingos superiores
con las guitarras templadas,
vienen a marchas forzadas
un tropel de payadores.
Hijos de tiempos mejores
-orgullo tradicional-
yo los traigo en este pial
para que se les recuerde.
Si la tradición se pierde,
la historia la hace inmortal.

Hace punta en el camino,
"aquel que no se doblega"
Don José de Santos Vega,
el payador argentino.
Lo sigue el negro Gabino,
Vázquez, Curlando y Cazón.
Betinotti, entre el montón
trota en un bayo estrellero,
con Acosta, "el Dorreguero"
de espuela, bota y facón.

En la misma dirección
va Juan Moreira trotando,
Juan Cuello, lo va escoltando
en un brioso redomón.
Alguien gritó:"Tradición"
y no murió más el eco,
con poncho de fino fleco
Güiraldes un algo nombra
y al punto "Segundo Sombra"
Sale de Carmen de Areco.

Sabor a nativos pastos,
tradición que nunca agravia,
un potro ciego de rabia
y un varón sobre los bastos.
Como siguiendo los rastros
de un tiempo que ya pasó,
tradición que se perdió
con las carretas de toldo,
y como último rescoldo
la doma sobrevivió.