lunes, 19 de noviembre de 2012

Canción sin cuna


El arroró es a veces una canción sin cuna, 
áspero invento de la ternura varona de la mujer del campo.

 Con él aquieta entre los brazos aradores
un revuelto atadito de mañas...  y de llanto.
-----------------------------------------------------------------------------


Mamoncito fiero
gurí cara chata
pelo de capincho
y ojos de calandria...

Patitas cangüecas
que llora sin ganas
con tal de tenerla
dispierta a su mama...

-Lo soñé en la tina
lo gané en la parva,
redondeando lunas
lo llevé en la entraña...

Cortando una melga,
solita yo y mi alma,
lo alumbré en el surco...
lejos de las casas!-.

¿Por qué diablos llora
gurí patas de hacha?

Le lavo pañales
le surzo las mantas,
le traigo del monte
miel de lechiguanas

pa darle un poquito
misturao con agua...
Que es poca la leche
que tiene su mama...

Que está seca en vida,
trabaja, y trabaja...
Y usté... llora y llora
meniando esas patas...

Le haré una cunita
pa'ver si se amansa;

con una carona
no más, y unas guascas;
colgando del techo
del rancho...
                      Lindaza!

... Va'ver que me apaño
p'hacerle una hamaca!

Duerma guricito
que la noche es larga...

Mama, cabeciando
no más, ya descansa...

... Duerma guricito,
consuelo de mama...

-Capaz que a la cuna,
p'hacerla más blanda,
le ponga el pelego
que quedó...
                   de tata!


No hay comentarios: