miércoles, 28 de noviembre de 2012

Abrojo grande


(Pintura: "Aquí donde vivimos" de Gaby Grobocopatel)

Quizás nacistes güeno,
y hasta los macachines te tuvieron por zonzo!
Un yuyito cualquiera, te apretaba sin lástima
por barajar más sol;
el jugo de la tierra, te lo robaban otros,
negándotelo todo:
hasta el gusto inocente de dar, también tu flor...

Te amargaron la vida;
pero no te entregastes (eras manso y no flojo)
un día te paraste para pelear con ellos,
y te erizó el rencor!...
como por todo el cuerpo te brotaba el coraje,
te llenaste de espinas,
y hasta las hojas te quedaron ásperas!...

Así te hiciste bravo; y de ahí en adelante
ya bastaron las mentas:
tus caprichos son leyes y acampás donde quiera,
sin que nadie te ataje...

Pero, aquél primer día
que volvistes a pensar en dar tu flor,
tenías en la sangre tal veneno de encono
que tu flor fue un abrojo:...
lo mesmo que ya era tu propio corazón!...
...............................................................

Quizá nacistes güeno...
tuvistes que pelear por tu tierra y tu sol...
La lucha, te hizo juerte;
la vida, te hizo malo;
el triunfo, te hizo peor!...

Mayo 18 de 1938