martes, 23 de julio de 2013

Romance de mi regreso



(Pintura: Aldo Chiappe)

El sol cansado de andar
su larga huella de enero
en el fondo de la tarde
ya desensilla su "lerdo".
Con "charamuscas" de nubes
hace un fueguito en el suelo
y se dispone hacer noche
en la pampa a campo abierto;
maduro arrullo trigal
la brisa "campea" su sueño.

En la arena de la calle
pergamino de reseros,
el paso de mi caballo
va dibujando un regreso
lleva cumplidos mi ausencia
veinticinco años de tiempo,
el corazón me retoza
en la inmensidad del pecho
y salen a recibirme
apresurados recuerdos.

Así rodeado de ayeres
hasta mi querencia llego
cuántas cosas por decir
y sólo encuentro silencios.
Al detener mi caballo
también se detiene el tiempo
y transitando el asombro
entre indiferencia y miedo
estando en el pago mío
me entré a sentir forastero.

Mis ojos recorren montes
nublados de mirar lejos
y en un ombú solitario
los siento posar su vuelo,
tal vez añorando el nido
siento un frío como de invierno
porque hay en vez del ranchito
donde emplumara mis sueños
amargura de cicutas,
chuzas de cardo y silencio.

Travesuras de la infancia
salen del lugar corriendo
y trepan al manso lomo
de aquél petiso escuelero
que con galope cortito
descubría horizontes nuevos,
jamás en caballo alguno
recorrí mas largo trecho
porque dejaba día a día
mi ignorancia en el colegio.

Al solitario palenque
del mismo boliche viejo
el fantasma  de los años
hoy me lo muestra desierto
ya no está el picazo manso
de Juancito el caminero
ni el sulky de Marcelino
ni el oscuro de Vallejos
ni el alazán de tío Félix
ni el colorado de "Beto".

Cómo es que ha caído el sol
y no ha caído ni uno de ellos?
Cómo es que no escucho un "truco,
un "real envido" o un "quiero"
o aquél tirarle pa'cuatro
en el espacio bochero,
ni aquellos tristes estilos
de Camilo el guitarrero,
más tristes cuando la caña
solía enredarle los dedos.

"Pago de Oro" sos mi pago
y más mío desde lejos
por que mis recuerdos pueblan
taperas que ocupó el tiempo
como te llevo conmigo
te habito en todo momento...
Por eso sigo el camino
no quiero ser forastero
ignorando en mi partida
que un sauce, verde pañuelo,
 me está diciendo su adiós
desde las manos del viento...