lunes, 29 de julio de 2013

Brujas

(Pintura: "Lechuzas" de Molina Campos)

Estas dos viejas
llenas de arrugas
eran hace años
dos hermosuras;

salían al campo
todos los días
a juntar flores
de maravillas;

volvían de noche
bordeando el río,
y era en el valle
todo suspiros.

Los mozos guapos
se desvivían;
compraban guaicas
pa las imillas.

Y pa las fiestas,
no digo nada,
se amancían
por cuchicharlas.

Mas una tarde
(siempre el destino
que anda vichando
por los caminos),

mientras llovía
relampagueando,
a las dos mozas
las voltió un rayo;

Cayeron tiesas
sobre las tolas.
(Se hizo la noche
pa las dos mozas).

¡Pero qué diantres!
No son mentiras:
resucitaron al otro día,
con tantas huellas
sobre la cara
que parecían
achicharradas.

Desde ese entonces
¡Virgen María!
la una hace curas,
la otra adivina.

Van por el campo,
por todo el valle,
buscando enfermos
de golpe de aire.

Tiran la coca
sobre un rebozo,
miran al cielo
con grandes ojos,

y el cielo cae
como una manta,
sobre las cosas,
sobre las almas.