lunes, 29 de julio de 2013

Que me alcancen una flor



Cuando muera solo quiero
que me alcancen una flor,
pa'clavármela en el pecho
cerquita del corazón.

Mi sangre será la savia
que le perdure el color,
y a la orilla del camino
me dejan que así es mejor.

Tal vez algún forastero
al pasar vea la flor,
y al arrancarla se lleve
mi pobre palpitación.

O quizás de una muchacha
seré un presente de amor
y me cuelgue en la guitarra
de su trovero cantor.

O talvez una viejita
a solas con su dolor,
me deje junto a la tumba
de su niño que partió.

Eso quiero ser paisanos,
del campo una humilde flor
y a la orilla del camino
me dejan que así es mejor.

Cuando muera solo quiero
que me alcancen una flor,
pa'clavármela en el pecho
cerquita del corazón.