jueves, 4 de julio de 2013

Milonga de contrafilo



Señores voy a abrazar
con respeto a esta madera,
para largar campo afuera
mi canto en este lugar.
No se si les va a gustar
una vez que largue el rollo,
porque no es rosao el boyo
que he amasao en mi existencia...
El camino da experiencia
al que ha dejao de ser pollo.

El miedo lo hace callar
al hombre cuando es flojito,
 y da pena el pobrecito
porque nació pa temblar;
algunos por arrollar
se convierten en mandones,
 y ya se creen que son liones
que se comen a cualquiera.
¡Amhalaya quien lo viera!
bosteao hasta en los garrones.


 Por eso voy a largar
esta milonga campera...
sin bozal, que es la manera
que yo aprendí a cantar.
 Por áhi podrán opinar
que soy bruto y desbocao,
será porque bien montao
les pego en la matadura
 y mientras yo cobro altura
ellos viven arrastraos.
..........................................
Yo nunca canté escondido
ni me han visto arrodillao,
tal vez medio despilchao
pero siempre bien erguido.
En la huella no he querido,
chambearme como un chambón
ni dir pa'donde va el montón
como ovejas pa'l cuchillo;
ni cambiarme el calzoncillo
por los gritos de un mandón.

Tal vez me haiga resfalao
pero la taba está echada,
no pido perdón ni nada
porque vengo bien rumbiao.
Aunque soy poco letrao
me sobra vista y coraje,
¡nunca me envolvió el hembraje,
será que ando alertao:
y he visto a muchos, ¡cuñao!
a pata en mitad del viaje.

Anda el hombre a los tirones
tratando'e cambiar su suerte,
hasta que por ahi la muerte
lo lleva a los empujones.
De balde son las razones
y la plata p'atajar
al hoyo van a parar
sus tan mentadas grandezas, 
y en el cajón solo pesa
la osamenta pa llevar.

Por eso me gusta andar
sin apuro por la huella,
soñar bajo las estrellas
con campo sin alambrar.
A orillas de algún talar
hacer fuego con los cardos,
y ensillar unos amargos
mientras vuela el pensamiento,
apadrinandolo al viento
como en un galope largo.

Esta forma de cantar
no la aprendí entre 'dotores',
ni entre famosos cantores
a fuerza de recular.
Si pa'poder figurar
hay que volverse novillo,
y vivir echo un ovillo
detrás de cualquier panzón:
yo seguiré en el montón
pero sin marcas ni grillos.

No se donde llegaré
con este canto pagano,
pero sabrán mis paisanos
que nunca los traicioné,
y así nomás volveré
aunque muerto y enterrao,
porque saldrán de a puñaos
los cantores sin amarra,
sembrando con sus guitarras
las verdades que he cantao.