jueves, 4 de julio de 2013

Mi rancho viejo



Pobre rancho como estás!
se va cayendo tu alero;
tan viejo y güen compañero
de sueños quedaos atrás;
los dos estamos demás
en este mundo mezquino;
ya ves que nuestro destino
es "durar" "trastabillando"
mientras que nos va chirliando
el pampero en su camino.

Cuando la tarde agoniza
con el último fulgor
güelvo a esconder el dolor
que en mi vivir se desliza;
¡La puesta de sol rojiza,
sin bellezas seductoras...
tampoco existen auroras
ni esperanzas de alegría;
solo es fiel tu compañía,
¡Mi ranchito de totoras!

Sos el calor maternal
en mis noches de tristeza;
Vos resistís la fiereza
del más bravo temporal;
vos sos el amigo lial
que no me niega su abrigo;
rancho gaucho sos testigo
de mi existencia marchita
y sabés que aquí dormita
ese pasao, que aún persigo...!

Cuando en el postrer intento
la vida me quite Dios,
quisiera rancho que vos
seas "mi último aposento";
y al guardar el testamento
de una vida sin brillar,
¿Cómo no te he de dejar
ese día mis despojos?
Pa'que te vean mis ojos
al momento de expirar...

*De "Rescoldo de Tradición". 1950.