lunes, 29 de julio de 2013

Entre riendas y bocados



Después de haber caminao
despacio de un lao pa'otro,
entre tropillas de potros
y baguales mal domaos;
¡Por Dios! que me han preguntao
cómo un bocao se coloca,
o cómo un potro en la boca
chúcaro se tira ¡ahijuna!
si tendrá que ver la luna
o la mano que le toca.

Yo pienso, de puro indiano,
tras el tiempo que me acuna
que tendrá que ver la luna...
pero mucho más la mano.
Y sabe cualquier paisano
que las formas de tirar,
son muchas, para ablandar
en la boca al yeguarizo,
por eso es noble y preciso
a cada potro o'servar.

Los que tiran en el suelo,
a mano o en pingo manso,
lo hacen fuerte y sin descano
dando vuelta sin revuelo.
Pero antes le atan al pelo
la cabeza para abajo
y al empezar el trabajo
se fijan de que el bagual,
no tenga el hocico mal
ni nada como un relajo.

Ha de ser cada tirón
entre quejidos y susto,
seco, carculao y justo
que lo sienta hasta el garrón;
que no sufra el chucarón
diez tirones mal pegaos,
con tres bien, de cada lao,
 podría un chuzo quedar,
es decir puede aflojar
cualquier arisco al bocao.

Pero están los tan blanditos
que hasta se podrían domar,
sin tenerlos que tirar
en la boca, ¡pobrecitos!
Pero como están, repito,
los muy dócil y maduros,
están también los muy duros
que no hay que desconocer,
y que pa'hacerlos volver
cuesta un triunfo, ¡se lo juro!

Muchos tiran de parao,
de arriba como de abajo,
y he visto en ese trabajo
también tirar malcornao,
con riendines bien sobaos,
he visto a más de un paisano
hacerle pegar a mano
la barbilla contra el pecho,
y después de trecho en trecho,
corretiarlo por los llanos.

He visto a muchos con fe,
tirar disparando, a un potro,
cimbrarse de un lao pa'otro
y por ái largarselé...
pero eso ¡ojo! por qué
hay pingos tan cosquillosos
que ni bien el doloroso
tirón, siente él en la encía,
se agachan con rebeldía
a corcoviar empeñosos.

Y cómo pa qué el tirón
se bueno y eficaz
hay que largar para atrás
todo el cuerpo en el cimbrón.
Y ahi viene el problema Don,
porqué cualquier animal,
siguro lo saca mal
puesto que él va pa'delante
y su cuerpo en ese instante
pa'trás con fuerza brutal.

A mí más de un mancarrón
por cimbrarlo con coraje
me ha pasao de un solo viaje
mesmo que un gaucho chambón,
mas según Pedro Ramón
decía que en sus terrenos
el supo ablandar a freno
a más de un bagual largao,
y otros dicen que han domao
sacándolo de más güeno.

Pero pienso que el bocao
de sog'anchita nomás,
es lo mejor y eficaz
pa'tirar en cualqueir lao.
Después ya corre el cuidao
del que doma por consigna
y he visto al demás inquina
bagual con humo'e milico
manejado del hocico
como también de la clina.

Pero por bien que un bagual
esté y una seda sea
cuando se corre o se arrea
hay que usar mucho el bozal.
Porque cualquier animal
medio nuevón y ligero
se empieza a poner guerrero
cuando le apuran la boca,
y ahí gira la suerte loca
de que se ponga mañero.

Como el tema entre nosotros
es bastante complejón,
repito: las formas son
muchas de tirar a un potro.
Pero ya vendrá algún otro
a explicar con más aliño;
yo solo he visto de niño
que ayudan las experiencias
el secreto es la paciencia
y la varita: el cariño.