miércoles, 24 de julio de 2013

El tostao


Tengo un tostao livianón
parece cruzao con gato
cuando en el palenque lo ato
suele llamar la atención.
La hermosa conformación
de cabeza lomo y anca,
tiene una estrellita blanca
que le realza el hechizo
un regalo que me hizo
el tropillero Bardancas.

No le conozco el origen
pero por su estampa opino
que ha de ser para el camino
como pingo de aborigen;
tiene todo lo que exijen
la condición de un ligero,
puedo equivocarme pero
¡lo atropellé el otro dia
y descubrí que tenía
mezcla de Luz y Pampero!.

Triádngulo de cuatro alientos
le descubrí en las narices
en un pique que le hice
sobre un tiro de doscientos.
Gemía llorando al viento
al tajearlo en la clinera
y desde entonces, a la espera,
quedé un dia de enfrenarlo
pa´poder entreverarlo
entre pingos de carrera.

Corriendo la Villalanca
y como siendo pata ancha
caerá ese dia a la cancha
el tropillero Bardancas;
en apuesta abierta y franca
se va a jugar al tostao
por que siempre hube pensao
¡por algo lo bautizó!
el día que me lo dío
con el nombre de "Venao".

Indio de ojos avisor
apartó de la tropilla
un potrillo de cuartilla
y estampa de corredor,
para que siga el cantor
bajo la luz de su estrella
hasta el fin de la epopeya
en su desleliado zurco
como jardinera'e turco
sin ladearse de la huella.