martes, 16 de abril de 2013

El yuyo borró el camino




Quieta y muda la llanura
sembrada está de taperas,
los pájaros y el silencio
acompañan su tristeza.

El yuyo borró el camino,
hay candao en las tranqueras
que ayer como corazón
permanecieron abiertas.

Un pasado de familia
dejó un vacío de pena;
de tanto en tanto cae gente
tan solo en busca de leña.

Las paredes de los ranchos
reclaman lejanas puertas,
que abrigaron los inviernos
de las heladas más cruentas.

Y las risas infantiles
se extrañan en las escuelas,
blancos mojones que lloran
con guardapolvos de ausencia.

¡Qué soledad en mi pampa
que acunó tanta tibieza!
¿Porqué se fueron tus hombres
a hacinarse en la miseria?

Que alguien ponga genersosas
semillas en manos buenas,
y que se pinten de rojo
los techos de las taperas.

Porque aun la tierra es madre
que se desangra y que espera
ver retornar a sus hijos
para volverse más bella.

Para agradecer en partos
de trigos y de terneras
con sus mujeres y niños
y con sus hombres de vuelta.