sábado, 20 de abril de 2013

Dejame ser tu cantor



AD:
Vení milonga surera,
vení enancate a mi grito
con tu galope cortito,
orgullosa y altanera.
Vos sos la fiel compañera
de la esperanza del peón,
sos del alero el horcón,
sos el lazo retorcido
que sabe dejar tendido
al toro más cimarrón.

C.G.
Ya veo que ha templao
sus seis cuerdas bien parejas, 
y en sus trinos se refleja
lo mucho que ha caminao, 
siempre pa'l sur ha rumbiao
porque ha sabido acunarlo, 
tan solo podrá ladearlo
el ventarrón de la muerte
si escucharlo es una suerte, 
es un orgullo florearlo.

AD:
Floreciste en las materas
de las antiguas estancias,
patrona de las distancias
sin alambre y sin tranquera.
Dulzona y medio hechicera
para conquistar un amor,
en labios del payador
sos el cauce del arroyo,
sos el padrenuestro criollo
que reza todo cantor.

CG:
Al potro de su cantar
lindo lo va jineteando, 
y lo van apadrinando 
sus seis cuerdas a la par, 
yo también vi'a tropellar
en mi pingo pa'un floreo, 
y le diré, porque creo,
que ande cante este surero
el que se crea jilguero
se volverá benteveo.

AD:
No hay yerra ni jineteada
ande no suenen tus trinos,
y andás abrazada al vino
después de la churrasqueada.
Sos el silbo de la armada
que hace hocicar al bagual,
lluvia sobre el pastizal
donde se perfuma el viento,
sos más humilde que el tiento
de las pilchas de un mensual.

C.G:
Porque ha querido el destino, 
paisano nos encontramos, 
y ansí nos acoyaramos 
entre floreos y trinos.
Somos los dos peregrinos, 
humildes de corazón, 
y de fogón en fogón, 
de andar tenemos la maña
por ser de la misma entraña
que se llama tradición.

AD:
Sos el freno coscojero
que asujeta mi gateao,
vos sos como el encerao
que me aguanta el aguacero.
Sos el facón caronero
que me suele acompañar,
nunca salió pa matar
aunque la muerte, barajo,
con un planazo o un tajo
nos sabemos conformar.

Por eso milonga mía,
dejá nomás que te cante,
dejá que con vos me plante
al asombro de éste día;
tu estrella será la guía
en mi andar de trovador,
sos de mi naipe la flor
plata y lujo de mi apero,
por Argentino y surero
dejáme ser tu cantor.