domingo, 7 de abril de 2013

El criador de los overos





En el campo "Las Taperas"
relucían las manadas,
con un montón de padrillos
y más de cien yeguas blancas.
Tenía en su establecimiento
allí don Gregorio Gándara,
en donde el pelaje overo
como por arte de magia,
le daba brillo a esos campos
y algunas buenas ganancias.

Vendía overos de dos años
pero antes los castraba,
porque tenía la avaricia
que todos muenten su marca.
Llegó a tener Don Gregorio
una populosa fama,
que fue envidia entre el gauchaje
de cincuenta leguas largas.
Por la hermosa variedad
de overos que él hacía gala.

Donde había una yegua overa
o donde había una potranca,
se iba con dos o tres potros
a tratar de negociarla.
Siempre salía con la suya
hacía ofertas con audacia,
y si por ahí a un paisano
la oferta no le era grata,
lo llenaba 'e maldiciones
hasta morirse de rabia.

Tuvo ofertas por padrillos
de cifras incalculables,
de potentados patrones
que envidiaban su pelaje.
A mas de overos oscuros
había entre sus animales,
preciosos bayos overos
con overos alazanes,
zainos overos, rosados,
y azulejos ejemplares.

Llevaba un cebruno overo
al boliche por florearse,
y hasta a veces con tropilla
caía en alguna tarde.
Y pa'una fiesta rosista
que hicieron en Buenos Aires,
ha presentao Don Gregorio
pa'que todo el mundo hable
una tropilla de yuntas
de overos que era un pisaje.

-"Al moro bronceado overo
 no hay leguas que me lo aplaste".
Solía decir entre copas.
"Ni plata que me lo pague
y a los tordillos overos
a cualesquieras que saque
pa'salir con una tropa:
ahí verán pingos que valen",
y al calentársele el pico
ya no había quién lo aguante.

Tenía la costumbre vieja
de lucier con sus overos,
unos lomillos antiguos
que usaba en cualquier momento.
 Rastra de los federales
con seis patacones viejos,
un tirador escamao
de monedas que era un sueño,
y un par de estribos gauchones
de los braseros de fierro.

Pero yendo a su persona
desde el poncho hasta el pañuelo,
eran un montón de hilachas
lo mismo que su sombrero.
Un pantalón con un saco
que por lo sucio hacían juego,
unas botas embarradas
y una camisa en deshecho,
era como Don Gregorio
vestía siempre su cuerpo.

Pero cuando el viejo criollo
al fin dejó su esqueleto,
la familia echó a remate
todo el establecimiento.
Las yeguadas, los padrillos,
todo se pasó a otros dueños
que siguieron con las crías.
Y hoy, a través de los tiempos
anda el alma 'e Don Gregorio
en cada caballo overo.


(Dibujo: Rodolfo Ramos)