martes, 12 de abril de 2011

Pa' la mujer del tambero

(Foto: Ilinka Leathwood)
Antes que el canto tropero
del viejo gallo en la higuera
Empiece a arrear campo afuera
las perezas del lucero,
Ya está el farol mañanero
palo arriba servicial,
Y echadas en el corral
50 overas cargadas
Esperan pa' ser llamadas
por su nombre cada cual.

Dos voluntades parejas
reunidas en un oficio
Desgranan su sacrificio
sin pronunciar ni una queja
Él, un vasco, que refleja
las virtudes de una raza.
Ella, una criolla machaza
que no tiene más fortuna
Que dos cachorros de cuna
durmiendo solo en las casas.

Por eso de cuando en cuando
los mira de una corrida
Regresa al trote enseguida,
apoya y sigue ordeñando.
No le afloja ni jugando
porque el que afloja se atrasa
Y cuando la ultima pasa.
y tapa el último tarro
Mientras el vasco ata el carro
ordeña la de las casas.

Después le ayuda a cargar
los panzones de cincuenta
Mientras va sacando cuentas
qué cosas le va a encargar
Ya en la cocina al dentrar
calcula el tiempo perdido
Y aunque es escaso y medido
prepara en forma resuelta
Un churrasco vuelta y vuelta
pa´ que pellizque el marido.

Cuando el carro al trotecito
se va con rumbo al camión,
Hierve en el viejo fogón
la leche a los muchachitos.
Piensa sentarse un ratito
pero abandona la idea
Porque la mesa blanquea
de platos sucios y copas
Y tiene un montón de ropa
esperando en la batea.

Y así con tantos quehaceres
sin pretensiones grandiosas
Es peón, es madre y esposa
sin que ninguno se entere.
Ejemplo de esas mujeres
que apuntalan el país
Porque tienen la matriz
fecundada de nobleza
Y no precisan riqueza
pa´ nacer y ser feliz.

No hay comentarios: