sábado, 20 de septiembre de 2014

Sin bozal



Como quien ensilla
pa'dirse de viaje
a gastar camino
de patria y sudor,
lo encontré a don Pocho
con todo el pilchaje
sobre de un tobiano
manso y tranqueador.

Los rollos chiquitos
del lazo y maletas,
poncho y boleadoras
cargaba el señor,
tirador y rastra,
cuchillo y chaqueta,
mesmo que un resero
ya viejo y pastor.

 Pañuelo a la espalda,
bien enhorquetado
como echo en el lomo
de cualquier bagual,
"setenta y monedas"
y hasta hoy no ha logrado
el bravo progreso
ponerle el bozal.

Y cuando le dije:
-"Pa'ande va vecino,
mire que al tobiano
lo ha encuerado bien"...
Contestó: - "De paso
hago este camino
voy por los mandados
hasta el almacén".

-"¡Oiga Don!...", me dijo:
"los hombres ahorristas
con todas sus galas
y leyes también
nos han agringado
la patria altruista,
en contra del gaucho
de la paz y el bien"...

"Ya por los caminos
de la patria grande
no se oyen silbidos
ni se oye el tropel,
de grandes arreos
del Plata a los Andes,
ni se ven clinudos
rondando el jagüel".

 "Se que en las estancias
hay menos tropillas,
y menos paisanos
a la tierra fiel,
solo se oyen máquinas
llegando la trilla
como una sordera
del sistema cruel".

"Ya no está el boliche
ni existe el palenque,
adonde el viajero
su caballo ató
y el mesmo paisano
que a poncho y rebenque
encañao por dentro
su honor defendió".

"Porque con las normas
del sistema trucho,
solo se ha logrado
en nuestra Nación,
plata pa unos pocos
y hambre para muchos
por eso no engendra
nuestra traición".

"El sol no se compra
ni tampoco el día,
prefiero un caballo,
el rancho y la paz
y un ruego bendito
a Dios y María,
por el crecimiento
de la humanidad".

"Crecimiento, digo,
de adentro pa'fuera
como el alpataco
sin la mezquindad,
que eclipsa las luces
y achica la esfera
de las pobres mentes
sin cordialidad".

----------------------------
Y partió Don Pocho
sobre su tobiano
como un erudito
de la tradición;
que regó la patria,
que le dio las manos
después de la sangre
que trujo el malón.

Curtido a lo gaucho
por dentro y por fuera
siempre haciendo algo
cerca del umbral,
ingeriendo lazos,
armando testeras,
o sacando tientos
para algún bozal.

Don Pocho Romero
ya no tiene espacio,
pa'tender el alma
de su gaucho en flor,
por eso temprano
ensilla despacio
pensando en los años
que fue domador.