lunes, 22 de septiembre de 2014

Carretilla'e chacra



Hoy quisiera recordarte
vieja ayudante manual,
muy útil y servicial
cuando tuve que cargarte
pa' la cocina llevarte
con una pila de astillas,
pa'l galpón con varillas
cuando hubo que alambrar,
así te voy a cantar:
legendaria carretilla.

Culebreaba tu ruedita
como el único rodado
y tu ejecito gastado
musiquiaba una marchita;
ibas dejando huellitas
en distintas direcciones
y en algunas ocasiones
por suspender el trabajo
al dejarte boca abajo
se asentaron los gorriones.

Con mil cosas te cargué
en mis años'e chacarero,
eras de chapa y madero
y hasta hoy te conservé;
en el pueblo te compré
cuando armé la población,
aguada, rancho y galpón
me ayudaste a levantar
y me has hecho 'traspirar'
en más de una ocasión.

En los días de carneada
cargada más de una vez,
llevastes la media res
a la mesa bien lavada,
y la olla tan tiznada
pa'l costao de una tina
que del rancho en una esquina
donde apilaban los marlos,
vos tuvistes que llevarlos
pa'debajo'e la cocina.

Cierta vez al aclarar
con dos bolsas de semilla,
te llevé para la orilla
del potrero a sembrar
y te usé para llevar:
agua y pasto, a esa vaca
que por tan vieja y flaca
estaba caida en el corral
y unos tachos con cereal
para el guacho de la estaca.

Vos llevastes los zapallos
y sandías de la huerta,
también llevastes la puerta
pa'l potrero'e los caballos
y la bolsa con los gallos
pa'vender al gallinero,
así llevaste al ternero
pa'curarle las bicheras
y cargaste la escalera
pa'remendar el alero.

Al tener que rellenar
al costao, los bebederos,
tempranito pa'l potrero
ya tuvimos que rumbear
con la pala de puntear
y el pizón, yo te llevé
y con tierra te cargué
meta viajes todo el día;
hoy recuerdo todavía
tantos pozos que tapé.

Los años que van arriando
primaveras de progreso,
yo que vengo de regreso
como tu rodar parando,
hoy te sigo utilizando
aunque me sienta cansao,
muchas veces antojao
y si la idea se empeña:
cargarte con mucha leña
pa'quemar, algún asao.