martes, 9 de septiembre de 2014

Escúcheme patrón



Escúcheme patrón, yo soy de abajo
y por eso no estoy arrepentido.
No se debe a una falta en mi trabajo,
es culpa de un salario muy medido.

Y fue por esa plata, tan escasa,
que aprendí a ver el mundo en rebeldía,
le quite el mascarón con que disfraza
el hombre tanta y tanta porquería...

Lo digo con razón...

Escúcheme patrón y no se ofenda,
es la verdad más pura, aunque le duela,
tan sólo el alma donde no hay vergüenza,
con ruidos de monedas se consuela.

Nunca estuve cansado de ser pobre
y en la rueda de peones llevo aliento,
porque si alguna vez me faltó un cobre,
ellos me dieron techo y alimento...

Escúcheme patrón...

Siga no más usted, engordando reses,
es justo que cultive su materia
pero levante al peón de la pobreza
en vez de sepultarlo en la miseria.

Escúcheme patrón, yo soy de abajo;
escúcheme patrón, si usted es de arriba:
tenga cuidado, no se de de vuelta el plato
y sea carne pa' perros su comida...

Lo digo con razón, escúcheme patrón...