miércoles, 4 de junio de 2014

La carreta



Carreteando por la huella
va mi carreta quinchada,
mi carreta que es mi lujo,
mi sostén y mi esperanza.

Mi carreta que aunque vieja
por sus tres yuntas tiradas,
¡no hay carga que no la aguante,
ni bache del que no salga!

Lleva delante colgao
como un centinela'e guardia,
rojo farol colorao
que vigila a distancia...

para que vayan sabiendo
las gentes de las pobladas,
de que yo ya voy llegando
con mi carreta quinchada.

Si, que traje los encargos:
¡la caña! pa la mozada;
tabaco, sal y galletas
mantas, ponchos y frazadas ...

Si, tampoco me olvidé
del encargo de Maidana:
¡los anillos'e compromiso
pa'l casamiento'e Damiana...!

Y qué le importa a d'enguno
si yo quiero a la muchacha,
y si a cada tranco, el viaje,
me va costando una lágrima.

¡Siga adelante carreta
por la huella triste y larga!
¡Ceja, ceja, colorao
patas moras, cola blanca!

Porque hoy llevo en mi carreta,
vieja carreta quinchada,
los anillos'e compromiso
pa'l casamiento'e Damiana!

Y qué le importa a d'enguno
si yo quiero a la muchacha,
y si a cada tranco el viaje
¡me va costando una lágrima!