martes, 3 de junio de 2014

Campos dorados

(Pintura: Johnny Palacios Hidalgo)


-"¿Ande van Rosendo, los caballos muertos?",

me dijo una tarde Mili Lisandro
 y yo le contesté: -"No lo sé de cierto"
y tuita la noche me quedé pensando...

Íbamos al trote por la huella larga
mesmo como siempre: a buscar las vacas...
Su voz de paloma me iba repitiendo:
-"¿Qué hacen los caballos que se van, Rosendo?"


Muertos que galopan y los lleva el viento
vide mi Rosillo, vide mi Tobiano, 
al Colorao sestroso y lo vide al Ruano,
lo miré al bichoco de hace tantos años
y pasaron todos ¡como en un milagro!.

Ahura que la noche va a voltear sus crines
y en la lejanía todo se ha callao
es la mala idea la que me ha maniao
y me tiene enfermo, disgustao y triste.

-"Déme un verde amargo de su mate hermano, 
 quiero preguntarle: ¿porqué me persiguen
como una tropilla, todos mis caballos...?
Quiero preguntarle si sabe de cierto, 
¿dónde están los pingos que se nos han muerto?"

......................................................................................

Si se han muerto pingos, si lo se de cierto,
cientos de tropillas pastan por su puesto
en verdes espacios que Dios ha dispuesto,
en mil alfalfares lo tengo por cierto.

Y escucho galopes y escucho cencerros
y veo madrinas, cerca de los cerros,
y escucho el relincho de todos mis pingos
y escucho el galope... ¡Eso es lo más lindo!

Veo la madrina y silbo a mi Ruano,
que cortando el viento traegaló pialado,
fiel a mi silbido, golpea el badajo
surcando los aires, golpeando a destajo.

Y entonces los veo a uno por uno:
cebrunos, overos, gateados, lobunos;
mil pelos distintos que se me hacen uno
galopeando al viento se me hizo reyuno.

Montao en la nube de un tiempo ha pasao,
he visto a mis pingos en campos dorados
y vide de cierto en mil,  un tapao,
te nombro "Bonanca"  mi flete tostao.

Por eso Lisando, no se ponga triste,
allá van los pingos a un lugar que existe
y cuando la noche en silencio suave
en dorada pampa ahi tendrá la llave.