viernes, 6 de julio de 2012

Amalhaya, quien tuviera

(Pintura: Carlos de la Torre)

Amalhaya... quien tuviera
un simple rancho quinchao,
prolijamente plantao
sobre una loma campera,
y de "las casas" pa'juera
un poco de tierra pa'arar,
un buen flete pa'ensillar,
un chiquero, unas gallinas
y abajo'e la cina cina
un horno'e barro pa'hornear.

Cuidar alguna majada
que'l patrón me dé "al cincuenta"
pa'que se agrande la cuenta
como galleta mojada.
Y pa'que no falte nada
en ese rincón campero
la lechera, un ovejero,
una quintita al costao,
donde lo que uno ha enterrao,
sirva pa'echarlo al puchero.

En la cocina ande lucen
los más prolijos servicios
que nunca falten "los vicios"
pa'cuando alguno se cruce.
Rodeao por los "caracuses"
quiero tener el fogón
y pa'simple distracción
-si es que una pena me agarra-
¡que no falte una guitarra
dispuesta en algún rincón!

Algún banco de cadera,
un buen asador de fierro
y colgao... un buen cencerro,
un lazo, un chifle, quisiera,
bien tiznada una caldera,
cartas de truco o de mus,
y pa'que no falte luz
varios candiles colgaos
y un buen mate retobao
con un buche de avestruz.

Y después, pa' qué aumentar,
si con esto es suficiente,
pa'vivir como la gente
mejor que'n cualquier lugar.
¡Claro...! que pa'ambicionar
de que la dicha sea entera,
buscar una compañera,
de esas chinas de la de antes...
¡Pa'que escuche cuando cante!
¡Amalhaya... quién tuviera!...


(Pintura: Francisco Madero Marenco)


No hay comentarios: