jueves, 1 de mayo de 2014

Puesteriando en el día de lluvia


Me encontraba en el galpón
en un banco de cadera
costureando una encimera
y bien cerquita el porrón.
Insistía un chaparrón
amagando a temporal,
el tiempo entró a juguetear,
desparramó las cenizas
¡Malhaya! con esa brisa
que se ganó a curiosear.

Anda juerte el aguacero,
del este cruza al galope,
y la tropilla va al trote
pa los fondos del potrero.
Está quietito el nochero,
el anca pa'l lao del viento;
yo voy sacando otro tiento,
linda lonja el colorao...
Mi pobre perro mojao
tirita que es un contento.

Hasta el gallo se ha ganao
con sus chinas al galpón,
y ya tuvo una cuestión
con el 'pimeo' chorreao.
El ternerito ha balao
por el frío en el chiquero,
está cantando el hornero
¡jué pucha que lo tiró!
si no escampa, creameló,
mala pilcha el aguacero.

Yo puestero acostumbrao
a estos campos, medio bajo,
conociendo los trabajos
me preparo el encerao.
Viejón bastante achacao
los años marcan su paso,
el agua es otro lazaso
al potrero va pegando,
los gansos vuelven tranqueando,
la tarde ya se va al maso.

Ansí estaba en el galpón,
cuasi con una rutina
cuando dende la cocina
algo llamó mi atención:
¡un olor a chicharrón!
dejé todo y ya rumbié
a mi china la econtré
friyendo unos pastelitos,
y me dijo despacito:
-"Mi paisano, sírvase".

¡Qué encimera ni aguacero!...
en sus labios me pialé
tuitas las penas maté
cuando chilló el clavijero.
Canté un estilo campero
que dende mozo sabía,
la Juliana sonreía
y hasta pensé en la ocasión,
"animal sonso el varón:
¡mañana será otro día!".


(Pintura: Molina Campos)