domingo, 17 de febrero de 2013

Tristeza criolla (Valseao)


Ya en el rancho no nacen las flores
ni se ve la guitarra colgada,
ya no escucha la verde enramada
el idilio campero de ayer.

Ya no se oyen rodar las espuelas
zapateando un malambo en la ciega,
ni se escuchan los tristes de Vega
recordando el perdido querer.

La morocha de ojos negros
ya en tardes de primavera,
recostada en la tranquera 
no espera mas al zorzal.

Y el paisano no atraviesa
la misteriosa laguna,
ni se oyen noches de luna:
el pericón nacional.

Ya todo eso llevaron los años,
ya no cruza veloz el pampero
y en las cañas sostén del alero
no se para el jilguero a cantar.

Esa pampa cayada es la tumba
de recuerdos que mi alma no olvida,
la tapera y su loza impulida
y su cruz el ombú secular.

La morocha de ojos negros
ya en tarde de primavera,
recostada en la tranquera 
no espera mas al zorzal.

Y el paisano no atravieza
la misteriosa laguna
ni se oyen noches de luna
el pericón nacional.