sábado, 16 de febrero de 2013

Resignación


 (Pintura: Carlos Montefusco)
 
Diba tranqueando al palenque
po'el cabestro y el bozal,
cuando miré pa'l corral,
medio s'enturvió mi mente,
porque pensé de un repente
qué caballo iba'garrar;
necesitaba ensillar
alguno muy competente,
porque'l trabajo era urgente
de chúcaros pa'enlazar.

Vide la yegua madrina
casi solita que'staba,
el moro ya me faltaba
y el cebruno golondrina
era todito una ruina,
del lobuno ni que hablar,
que güeno pa'tropellar
pero también se me fue,
de'ande'ntonces para qué
iba'querer enfrenar.

No he querido convercerme
pero la vida es ansina,
me ha quedado la madrina
sin pingos pa'reponerme
y ahora empieza'dolerme
que también me via dir yo,
un ñudo se me atrancó
en la garganta cerrada...
Colgó el bozal en la nada
y Oscar Campos lagrimeó.