sábado, 16 de febrero de 2013

¡Guaarda con ese petiso...!



I
Tengo un petiso manchao,
un Marenco de bonito
y bien sanputa el maldito
varias veces me ha bajao.
Suave le pongo el recao
i ande acorreono la cincha
comu'n escuerzo se hincha,
se bolea de costao
y se manda un recortao
que te hace volar la vincha.

II
Doctorado en mañerías,
licenciado mordedor,
un maestro pateador,
arquitecto en porquerías;
por eso en mañanas frías
pa'evitar el corcoviazo,
lo maneo, lo amordazo,
en el suelo lo he montao
y aunque lo saque trabao
siempre le queda un retazo.

III
Veinte años tiene'l clinudo
ni de su sombra confea,
en el palo se guasquea,
cada mano es un peludo;
como ha quedao vinzudo
enyegua si se da el caso
pero, al ser de salto escaso
suele quedarse colgao
más nervioso y preocupao
que una monja con atraso.

IV
... Y me gusta su verdad
que ni a rebenque cambió,
la yegua que lo parió
se llamaba "Dignidad".
Defiende su libertad
toda su peticería,
pienso, si como él sería
nuestra humana condición
a más de uno "del sillón"
le tiembla la estantería.