martes, 12 de febrero de 2013

Puesta


(Pintura: Carlos Montefusco)

Pulpería "La Alborada",
domingo, la senda espera,
habrá más de una cuadrera
que llaman "depositada",
se acerca la paisanada
trayendo cada jinete
la ilusión puesta en su flete,
y ve desde la alta loma,
la enseña patria que asoma
flameando en el mojinete.

"El Rosillo" de Bogado
y "El Alazán" de Barrientos,
van a entrar en los trescientos
a largar desde parado;
el sol ya se ha recostado
por detrás de la cuchilla,
la amarillenta gramilla
se mezcla con los cardales;
y flamean los pajales
como una verde golilla.

Al bajar de la bandera
se estira "El Rosillo" manso,
y "El Alazán" de abalanzo
parte con marcha certera;
la senda, una "polvadera"
tiende como gris mortaja,
filosos como navaja
vuelan en un santiamén,
cuando al cruzar por los cien
ni uno ni otro se aventaja.

Se ve venir al "Rosillo"
que media cabeza asoma,
bañado en la policroma
sobre del renglón del trillo;
se estira cada potrillo
como ráfagas de vientos,
y en arrebatos violentos
cruzan los dos animales,
cual dos saetas, iguales
al demarcar los doscientos.

La última arremetida,
ninguno al contrario quiebra,
se arquean como culebra
sobre la senda dormida;
y en la última embestida
ya del rebenque al rigor,
quedan muestras de valor
sin derecho y sin revés,
y gritan "¡Puesta!" a la vez
rayero y sentenciador.