sábado, 16 de febrero de 2013

A don Jorge Campos


(Foto de don Jorge Daniel Campos)

Es bastante macacón
y a pesar de sus inviernos
forro humilde de cuaderno
de colegial pobretón;
bien fornido y retacón
como banco de cocina
amolao de una retina
el criollo que le detallo,
sabe tanto de caballos
como la yegua madrina.
 

Galopean en tropel
de su pluma y me conmuevo
con los de la marca el huevo
al decir de Omar Menvielle;
el dibujo es una miel
que gotean sus dedos gruesos,
pienso que también por eso
Dios le está plateando el quincho,
lo chorició con relinchos
pa hacerse un rancho de huesos.

Mojón que marca un pasao
palenque actual del criollismo
si se me hace que hasta el mismo
me se hubiera dibujao;
queda la marca "el candao"
cuando su puño derecho
como una garra en acecho:
índice medio y pulgar,
la pluma hacen badajear
desde el cencerro del pecho.

Le echó colmillos la calma

y al fin de tanto entrevero
le retozan los overos
en el potrero del alma; 
de tropel es una palma
trabuquiando en el camino, 
marca 'ciervo' es su destino
que no haberá quien lo tronce,
Don Jorge Campos es un bronce
con tañidos argentinos.  

(Dibujo: Jorge Campos)