miércoles, 6 de junio de 2012

El raviol



Joven que estás escuchando
trataré de ser bien claro,
estás en total desamparo
por eso te estoy cantando.
Mejor dicho aconsejando
para que sigas tu rol,
que salga bien tibio el sol
en el seno de tu hogar
y a la hora de comprar
no confundas el "raviol".

En los tiempos que vivimos
de angustias y descontroles,
del consumo de "ravioles"
por lo que vemos y oímos;
al fin todos consumimos
en medio'e la nebulosa,
pero hay que aclarar la cosa,
una de ellas es ejemplar:
un "raviol" une al hogar,
el otro te lo destroza.

Joven que estás escuchando
aunque te traten de gringo
vos consumí el del domingo
que tu madre está amasando.
Con pureza rellenando,
con cariño, con amor,
el que se siente el olor
cuando entrás a la cocina
y no el de la cocaína
porque ese causa terror.

En la escuela a la salida
en la calle, a cada instante,
siempre está el hombre elegante
que quiere arruinar tu vida.
a que pruebes te convida
ese "raviol" tan extraño,
de tan pequeño tamaño
y de máxima pureza,
que te nubla la cabeza
y a tu cuerpo le hace daño.

¡No importa que usés arito
y el pelo largo teñido!,
pero por favor te pido
de que no te hagas adicto.
Pensá de que el drogadicto
está condenado a sufrir,
a matar, a delinquir,
a andar rodando, a vagar;
ahí es muy fácil d'entrar,
muy difícil de salir.

Dios quiera estés escuchando
el consejo que te doy,
como paisano que soy
una mano te estoy dando.
Te voy por la vida guiando
pienso debes aceptar,
jamás vayas a olvidar,
que esto te cale profundo:
que es lo más grande del mundo
la familia y el hogar.

1 comentario:

Juan Cancelarich dijo...

10 puntos excelente, Gustavo Guichón un Maestro y un ejemplo,y los de Jesús María unos PELOTUDOS BARBAROS.