lunes, 1 de agosto de 2016

Presupuesto de un alambrador

















¡Pucha que es bravo el terreno
y alambradores los de antes!
Allá arriba'e la poceada
¡no va a ser changa, compadre!
De aquí donde estoy parao
hasta el coronilla grande
hay que cruzar la cañada,
cerro arriba está el empalme,
la tramilla y las porteras
remendando tal vez salve,
y después por la derecha
ta muy jodido el alambre.

Los postes de madera dura
sacaremos del desarme,
pa los muertos de la rienda
o empatillaos tal vez ande.
Tiene un lote'e bajadores
de los chico'y de los grandes,
de los mulitas son cinco
(de eso no creo que pase).
Son siete postes por centro,
entre los dos principales,
y agréguele un pisque al poste
por si hay que apretar alambre.

Limpieza, desarme y rienda
se los vi'a cobrar aparte
y hay que sumarle un zarzo
(de abanico tal vez ande).
Le va a llevar dos porteñas
mas tres varejones grandes,
una maroma de cinco,
mejor si es marco el alambre.
Los piques con sei'o siete
casi seguro que alcancen,
y si los hilos son dobles
¡las crecientes no le hacen!

Compre buenos principales
pa' tranquilo quedarse...
Curupay, ñandubay, lapacho
no creo que haya
pero sirve el colorao
labrao bien el descarne,
y si el pique es amarillo
de grampiar puede olvidarse.
Pique blanco colorao,
no le digo que no ande,
basta que esté bien oreao'
pa'barrenearlo es más fácil.

El atillo compre grueso
porque el fino aunque lidiable
en cualquier pechadita suele
enseguidita cortarse.
De los hilos ni le hablo
compre el que el bolsillo mande,
los temples vienen distintos
y el gorgo ya no lo hacen.
Quedando urazo si hay frío
temblando cuando hizo alarde
pero traiga del que sea
que el trabajo igual se hace.

Si le sirve el presupuesto
le echo mano cuando mande
es cargar las herramientas
cuando usted vaya a buscarme.
Me sirve el lugar que sea
soy montaraz pa'quedarme,
y le doy de sol a sol
pa'que me rinda la tarde.
¡Ah! y una cosa me faltaba,
tuve a punto de olvidarme,
el precio que le pasé...
es si me arrima la carne.