jueves, 18 de agosto de 2016

Oración y guitarra (Milonga)



Compañera de huellas y de vida,
confidente en las malas y en las buenas,
nada hay nuevo en tu mundo y en el mío
creciste en la tierra de mi tierra
y ya es viejo en tu mundo y en el mío
que dormir en la cuna de tierra de tu tierra.

En agoreras noches de hastío
la soledad me invade el alma entera
y en el silencio tus notas cristalinas
endulzan a mi canto con goteras
y en el silencio tus gotas cristalinas
son arpegios de luces en poncho de tiniebla.

Verás rejas sonoras con tu ojo vacío,
lagrimea el llanto de mi alma
y salen enlutadas mis canciones
como cuervos en rosarios de esperanzas,
y salen enlutadas mis canciones
como potros de ángel, suaves y mojadas.

Manantial de abrevar desilusiones,
pulpería que alcoholizó la esperanza,
silencio sepulcral de una capilla
azufrando los diablos pa'mañana,
silencio sepulcral de una capilla
cuando elevó en su altar una plegaria.

Llora guitarra llora...porque el dolor (porque el dolor)
en tu madera se hace oración
y por eso te pregunto:
guitarra ¿qué tengo yo?