lunes, 29 de agosto de 2016

La voz de la llanura (Milonga)



Como tantas otras veces
aquí me tienen cantando,
mientras voy desenredando
de la vida los reveses.
Como potro entre las reces,
aparto penas y usuras,
y alivio las mataduras
que afligen a mis hermanos;
soy el sentir del paisano,
soy la voz de la llanura.

Tal vez por ser muy altivo
suelo chocar al de arriba;
tal vez por no ahorrar saliva,
a veces pierdo el estribo,
tal vez porque no me inhibo
cuando la razón me apura;
tal vez porque la censura
duerme el sentir y me daña,
vengo sacando lagaña:
soy la voz de la llanura.

Vengo a traerles la voz
del que en silencio trabaja,
del que no pide ventaja,
del de ancianidad precoz,
del que conversa con Dios
mano a mano y con soltura,
el que a su patria asegura
con sus manos el destino,
soy ese gaucho argentino,
soy la voz de la llanura.

Soy jornalero sin huelga,
soy sudor del maquinista,
dureza del tractorista
cuando la escarcha se cuelga;
soy semilla en cada melga,
esperanza que perdura,
mientras el trigo madura
pa'ser pan en los graneros,
soy rezo del chacarero,
soy la voz de la llanura.

Y aquí estoy pisando fuerte,
argumentao en razones,
soy el grito'e los peones
que no aceptan como suerte,
tener un destino inerte
con una vida insegura,
soy unión, soy mano dura,
que exige una vida digna;
soy del pueblo: la consigna,
soy la voz de la llanura.