jueves, 19 de mayo de 2011

Recuerdos del carrero

(Foto de la Chata de Garbiso, Museo de Miramar)
Chata la mejor armada
del viejo tiempo que añoro,
la del cadenero moro
y de la yunta de alzada;
con vos subí la pesada
barranca de Montes de Oca,
y el recuerdo me coloca
las riendas en esta surda
cuando venía medio en curda
de hacer un viaje a la Boca.

Sentao sobre tu pescante
con seis o siete mil quilos,
cuántas veces mis estilos
silbé siguiendo adelante;
subía el repecho campante,
entraba por la cortada,
y en el boliche de Ahumada
hablando sin espamento
reducía en poco vento
alguna bolsa anafada.

De botas o sapatiyas,
de cualquier forma que fuera,
con esta pinta diquera
me floriaba en las oriyas;
hasta con los cajetiyas
hijos del trompa'e la tropa,
s'entreveraba mi ropa
los domingos de mañana
cuando a la cancha 'e Maidana
iban a tomar la copa.

Los liones, -corte shofica-,
diez y nueve abajo'e todo,
y arriba por acomodo,
veintisiete a lo marica;
más jailaifes que botica,
los timbos mejor puntiaos,
tacos altos y delgaos
resonando en la vedera
y el funghi gacho masera
con abujeros a los laos.

La camisa batará,
la faja negra enflecada,
goliya blanca bordada
con iniciales acá,
lujos que no se ven ya
gastábamos los carreros;
cinchada entre cadeneros
a cadena o a la cincha
y el gusto con que relincha
alguno de los tronqueros.

¡Chata de mi corazón:
t'estrené recién pintada
y un jueves bien fileteada
te saqué del corralón,
vos, qu'e en más de una ocasión
aliviaste mis apuros,
la de elásticos seguros,
más linda'e la tropa "El Toro"
la del cadenero moro
y de la yunta de oscuros!

(Pintura: Francisco Madero Marenco)

1 comentario:

tete boh dijo...

Gracias por la difusion Gaucho. Un abrazo desde Miramar!!