sábado, 9 de abril de 2016

Leña y alma



(Foto de Coronilla "Scutia buxifolia")


Recitado:

Te cuesta arder pero eso si,
después que prendés ya no te apagas,
basta mover cenizas y encendida,
como un bicho de luz mueves las alas.


 En cambio la charamusca arde enseguida, 

un soplido nomas  y se hace llama, 
la llama crepitante de un minuto
que apenas da calor y menos brazas. 


Metido en el fogon estoy pensando
 como son de gemelas leña y alma.
Hay almas que se dan sin apagarse
y las hay que sin darse ya se apagan. 


Cuantas veces engaña la apariencia
de tanto charamusca iluminada
que en poquito minutos te encandila
y al ratito de arder no queda nada.

           ---------------
¡Qué igualito que somos coronilla!
nacidos en el lomo de una sierra,
y hundimos la raíz como una mano
para afirmar el alma entre las piedras.

No nos vamos en flores pero en cambio
nos damos como amigo en las tormentas,
tampoco damos frutos y sin embargo
algún mburucuyá se nos enrieda.

Recitado:

La espina que mostramos
solo tiene de arisquez dura apariencia, 
y solo se lastima el que pretende
entrar al corazón pero a la fuerza,
o arrancarnos un nido porque un nido
jamás se muere solo y siempre lleva
cuando se muere el canto que empollaba
para ponerle un pico en primavera.
             --------------------
Somos dentro del monte lo más recio
casi sangre, por dentro, la madera
que si se enciende braza por la noche
en pleno mediodía sigue estrella.

No nos vamos en humo y sin embargo
si tiene que arder, ¡arde la leña!
podrán quemar el cuerpo: ¡nunca el alma!
que el alma que es raíz: es como piedra.

Recitado:

Aquí en esta ciudad soy forastero, 
extraño con angustia a mi querencia
y trato en el cemento de dar sombra
la sombra fraternal que el hombre lleva.
                   --------------------
Y aún doliéndole el alma a la distancia
y aún sintiendo sangrar a las ausencias,
del cardenal azul, de las calandrias,
del clavel del aire y la carqueja.

La brasa voladora del churrinche
la chilca, el romerillo y la marcela,
no le aflojo a mi brasa porque aún solo:
un solo coronilla hace una sierra.

Recitado:

¡Qué igualitos que somos, coronilla, 
nacidos en el lomo de la sierra
y hundimos la raíz como una mano
para afirmar el alma entre las piedras.



1 comentario:

BURSUK CLAUDIA dijo...

Hermoso recitado!Bellisimo... Lo escuche en la radio y llegué a memorizar unas frases para buscar su autor y encontré este blog.¿Se llama LEÑA Y ALMA? me gustaría saber quien es su creador.Gracias.