sábado, 9 de abril de 2016

Consejos a los hijos varones

Por milonga

Yo se que no han de entenderme
pues son chicos todavía
pero ha de llegar el día
prodigando claridades
en que verán mis verdades,
rumbos, caminos y  guías.

No se den por mal servidos
si  fortuna no les dejo
ya que en la vida ¡canejo!
solo rejunté esperencia
le viá dejar por herencia
buen nombre y algún consejo.

No abandonen muy temprano
el rancho donde han nacido,
y aunque se crean precavidos,
traten primero: emplumar,
que tarda más en volar
el pichón que cae del nido.

No se apuren demasiado
si a un buen fin quieren llegar,
y en el que no se sabe andar:
peligro de sucumbir,
pingo bravo pa'partir
se cansa antes de largar.

Rejunta el caminador
buenas como malas mañas,
quien cruzó muchas campañas
toma un rumbo más seguro;
pero los gestos mas duros
se ven en caras extrañas.

Lejos de las amistades
son más amargos los males,
y entre dos hombres iguales
hay notable difierencia:
saliendo de la querencia
se arrocinan los baguales.

En estudios provechosos
bien ampliadas son las horas,
de aquellas cosas que ignoran
no tienen derecho a hablar,
la piedra sin redondear
no sirve pa'boleadora.

Mas solo con estudiar
no se va al triunfo derecho,
entuavía queda un repecho
regular por recorrer,
pues la cencia del saber
es sacarle buen provecho.

Pa'equivocarse en la vida
cada cual tiene su hora,
cuando la suerte es traidora
es ventaja ir adelante,
y a veces el ignorante,
sabe lo que el sabio ignora.

Es difícil aflojar
teniendo razón bastante
mas no olvide el que se plante
esta verdad d'entradora:
que el que no sabe que ignora
es dos veces ignorante.

Y si algo cierto no sabe
es conveniente callarse
se salvará de mezclarse
en cuestión que esté enredada
pues con la boca cerrada
no hay peligro de atorarse.

Con justicia y seriedad
se marca una senda cierta,
y en ella ha de hallar abierta,
de la vida, la tranquera
y podrá entrar ande quiera
con la cara descubierta.

Pa'entropillar desventuras
hay lugares muy propicios,
se encuentran los malos vicios
sin empeñarse en buscarlos,
solo dispués pa'dejarlos
es que cuestan sacrificio.

Yo también anduve en él
pero conocí el terreno,
le puse a los vicios freno
y lo que aprendí, regalo,
porque conozco lo malo:
distingo mejor lo bueno.

Nacen con las criaturas,
diferentes condiciones
y a veces las precauciones
ocultan las ignorancias,
y también las circunstancias
transforman los corazones.

Por Cifra

Si está enviciao a jugar
no trabaje que es en vano;
triste que pierda un paisano,
plata que ganó a sudor,
el que solo es jugador
cuando pierde queda a mano.

No hay peor juego que a facón
se pierde siempre peleando,
hasta es bueno hacerse el blando
sin dejarse pisotear,
pero si dentra a bailar,
amanézcase bailando.

El malo es muy conocido
sus intenciones dañinas,
sus maneras son mezquinas
y yo saco en conclusión,
qu'es más duro el corazón
del árbol que tiene espinas.

Hombre que mira'e soslayo
no es muy de facilitar,
no lo vaya a descuidar
si lo tiene compañero:
todo redomón mañero
vuelca la oreja al montar.

No se deje manosear
ni de entrada al alcahuete
haga que a usted lo rispete
el que de patrón lo ensilla:
que el animal sin cosquillas
queda pronto pa'l piquete.

Al manso todos lo ensillan
dice un refrán con aplomo,
ni patrón ni mayordomo
andan en caballo flaco,
ni he visto a ningún bellaco
estar lastimao del lomo.

La confianza compañera
de la vista sin reves,
no la de toda a la vez
y si la da, sepa darla,
porque es más fácil negarla
que retirarla dispués.

En la carpeta'e la vida
no juegue una sola carta,
jamás su dolor comparta
y aguante mascando el freno,
que el dolor no duele menos
aunque a muchos lo reparta.

Sufra el fuego sin balar
si una disgracia lo faja
es alivio y es ventaja
hacer el mal llevadero,
aprendiendo del hornero
que canta mientras trabaja.

El aguantar resignao
es de hombre manso y sereno,
afligirse es un veneno
que suele aumentar los males,
atrás de los vendavales
viene siempre el tiempo bueno.

Hasta los mismos volcanes
un día habrán de apagarse;
luche sin acobardarse
hasta con la mala suerte,
solo el sueño de la muerte
empieza pa'no acabarse.

Cuide el cuerpo y la salud
que siempre es más el más fuerte,
por mala que sea su suerte
no se apresure por d'irse,
porque hay tiempo p'aburrirse
por linda que sea la muerte.

De la mujer yo no se
si es bálsamo o es veneno,
y el almíbar en su seno
por contraste se juntaron
Dios y el diablo la formaron
de lo malo y de lo bueno.

Y es pa'l que la ha de elegir
tarea muy peligrosa,
ella escuende habilidosa
las maños bajo del ala:
rara vez de novia mala
se saca una buena esposa.

Desconfíe de la mujer
que ya lo anduvo engañando,
al ñudo la irá cuidando
pues como la mula es:
¡ande lo volteó una vez
lo querrá seguir volteando!

Hágale una tanteadita
que ya le va a disparar,
dése vuelta sin mirar
que si es de ley va a volver,
no olvide que a la mujer
¡no se le puede rogar!

Al desnudo la verdad
en mis verdades enanco,
mas nunca salga del tranco
quien quiera andar con firmeza,
porqu'es linda la franqueza
pero hay que saber ser franco.

Mienta obligao solamente,
porque eso es muy desdeñoso,
humillante y vergonzoso,
dice un refrán verdadero:
en boca del embustero
lo cierto se hace dudoso.

Por Estilo

De cristal fino, una copa,
representa la pobreza
una de oro: la riqueza,
si llenan de agua igual:
solo a través del cristal
se nota si hay impureza.

La libertad y la salud
bien se pueden comparar;
se suele el duro ablandar
de la libertad privao,
canta el pájaro enjaulao
porque no aprendió a llorar.

Las canas solas no guían
por caminos desparejos,
ni han juntao todos los viejos
esperencia y desengaños,
yo aprendí en muy pocos años
lo que digo en mis consejos.

Juzgar por las apariencias
no es pues de gaucho baqueano,
yo he visto en centros urbanos
hombres piores que salvajes:
y aves de bellos plumajes
que habitan en los pantanos.
--------------------------------

Y lleven siempre adelante
éstos consejos por guía,
yo aprendí en mis correrías
a golpes y trompezones
que al sembrar buenas acciones,
se cosechan simpatías.

Nunca lleguen a olvidar
esto que en verdad les digo
llevenlo siempre consigo,
guardado en el corazón:
porque mis consejos son
de padre, hermano y amigo.