martes, 19 de abril de 2016

Arbolito del querer


De balde busqué tu sombra 
arbolito del querer;
tu sombra fue para otro
yo al sol y muerto de sed.

En el juego del amor
siempre se arriesga de más,
jugador de ojos vendados
a pura pérdida va.

Si el amor es una brasa
en el fogón de la sangre,
de sobra estará el fogón 
cuando la brasa se apague.

Ay del corazón que sangra
por un amor imposible, 
no hay remedio que lo cure
ni palabra que lo alivie.

Para que el sol no la hiriera
mi amor pintó una paloma, 
la paloma abrió las alas
y ellos le dieron su sombra.

Si el amor es una llave
que abre las puertas que quiere;
¡dichoso quien vive amando
y que amando se muere!

No lloro el tiempo que muere,
lloro el amor que se va
solo envejecemos, sólo:
cuando dejamos de amar.

Ladrón a media, otoño, 
ladrón a medias: ¿por qué!,
si me robaste la fuente, 
no me robaste la sed?

-------------------------------------
Por donde andarán tus ojos
mirando lo que no quiero
ellos regalando vida
y yo muriendo por ellos.

Se va secando, secando
el árbol de mi esperanza;
si no lo riegan tus ojos
qué mal destino me aguarda.

De balde busqué tu sombra
arbolito del querer,
tu sombra fue para otro
yo al sol y muerto de sed.

Aunque la noche te esconda
igual te veré a mi lado;
el recuerdo enamorado
es la mirada más honda.

Para el amor y el olvido
se han hecho solo dos huellas:
la del amor en el agua,
la del olvido en la piedra

De balde busqué tu sombra
arbolito del querer,
tu sombra fue para otro
yo al sol y muerto de sed.

Qué pena vana la pena
de andar y andar recordando
promesas de una morena
que se divierte olvidando.

Buscando olvido me fui,
me fui de donde vivía;
muchas cosas olvidé
menos lo que yo quería.

De balde busqué tu sombra
arbolito del querer,
tu sombra fue para otro
yo al sol y muerto de sed.