jueves, 10 de abril de 2014

La tabeada (Milonga)



Dividió la concurrencia
la tabeada y las cuadreras
que de una u otra manera
daba al gaucho complacencia
y entre empanadas y escancia
se puso en juego la taba,
que al pulpero autorizaba,
uno de la comandancia
con quien dividía ganancia
al final de la sudada

Nunca falta un busca vida
que por jugar desespera
y al que tira o al que espera
va en toda mano prendido,
en su suerte convencido
va dejando peso a peso
sigue a dos puntas el hueso,
quiere tirar sin pensar;
en todo juego ha de hallar
la trampa, el ratón y el queso.

-"¡Al que tira voy diez pesos!"
grité agarrando la taba
mientras cien ojos estaban
como colgados del hueso.
Iba a tirar cuando en eso
dijo una voz altanera:
-"¡Pago, yo voy al que espera!"
y la jugada se armó
tiré la taba y salió
de cu...rva de vuelta entera.

Murmuraban los de afuera
a los lados de la cancha
con voz entonada y ancha
al que tira o al que espera...
-"Yo me llamo Juan de afuera",
dije: "y corto por lo sano,
en mi juego soberano
naide se vide en el susto
y se la clavé a mi gusto
como puesta con la mano".

Murmuraban los de afuera
a los lados de la cancha
con voz entonada y ancha
al que tira o al que espera...

-"¡No pago por ver tirar!"
dijo el otro con razón,
busca tierra en el talón
unta la mano y se apronta,
cuando la taba remonta
el tiro calla la ronda
porque se ve que en la comba
se vuelca de tal manera
como una taba culera
y echa una clavada hedionda.

Y haciendo jugar la taba
con la mano en probación
se adelante otro varón
hasta la raya y se para
el brazo al tirar se envara
después la semi flexión
con que prepara el envión
y sale al aire impulsada
la taba que cae clavada
y grita: "¡Suerte!", el montón.

El tiro colmó mi anhelo
al ver la taba quietita
que ahi quedó bien pegadita
con la cara vuelta al cielo...
Rodó la plata en el suelo
que es redonda para eso
eché hacia atrás el pescuezo
y grité: "¡Pido disculpas!
también... a falta de pulpa
me se arreglar con un hueso..."