jueves, 10 de abril de 2014

Como hizo Dios a la mujer


(Talla en madera policromada Siglo XVIII, arte novohispano)

Dicen los que han estudiao
que cuando el mundo formaba,
tanto el Señor trabajaba
que al sin se sintió cansao.
Al verlo así, aprovechao
como siempre Lucifer,
le dijo: "No puede ser
que se me canse el Señor";
y Dios pa bien del amor
hizo al hombre y la mujer.

Formó con tierra mojada,
algo así como un muñeco,
lo sopló, y al quedar seco
resultó carne rosada.
Clavó el Diablo la mirada
en lo que no podía créer
y Dios para hacerle ver
su cencia ¡qué maravilla!,
sacó al hombre una costilla
y de ella hizo a la mujer.

Rompió el güesito pelao
y formando un armazón
encerró allí el corazón,
más tierno y más delicao.
Le dijo al diablo asombrao;
aura traime muchas flores
de diferentes colores,
y cuando el diablo las trajo
hizo el cuerpo sin trabajos
llenándolo de primores.

Sacó a una estrella el fulgor
y se lo puso en los ojos;
y pa hacer sus labios rojos,
los pétalos de una flor.
Puso en ellos el temblor
del vuelo'e la mariposa,
le dió condición de diosa
por su bondá y su belleza.
¡Por eso es que cuando besa
resulta más deliciosa!.

Después que a estos seres hizo,
dijo al hombre que se juera,
junto con su compañera
pa'l jardín del paraíso.
Pero mandinga no quiso
dejar la bola correr
y afanoso por romper
la gran obra del Señor,
se hizo serpiente el traidor
y todo lo echó a perder.