miércoles, 23 de abril de 2014

Amaneciendo en La Pampa (Estilo)



Cada vez que por el este
se asoma limpio el lucero
y por huellas del pampero
la noche juye al oeste;
al enfocar el celeste
cielo, la luz bendecida,
se despiertan las guaridas
y en las playas con destreza:
el choique se despereza
sobre la pampa dormida.

Y en zonas donde el rocío
llora algún lejano amor,
parece un humo el vapor
sobre la cara del río.
Y entre silbo y pío-pío,
el campo alegre se viste
y frente a los ojos tristes
del horizonte en las lomas
baga en el aire un aroma
que solo en la Pampa existe.

Y entre relinchos matreros
de la potrada baguala,
el alba estira sus alas
pa despedirlo al lucero.
Balan toros y corderos
de donde el rodeo acampa
y desde el cerro a la zampa
el día avanzando va,
como anunciando que está
amaneciendo en la Pampa.