sábado, 8 de febrero de 2014

Mujer de campo


(Pintura: Fernando Fader "En el patio")

Hoy le canto a la mujer
que en rudezas campesinas
pasa una vida, sin finas
costumbres de pretender,
aquella, que con placer
una vaca, va a ordeñar,
pudiendo fácil manear
llenando el balde lechero…
y luchándolo al ternero
que no quiere cabrestear.

Mujer, que muy tempranito
con un poco de cereal,
a sus aves de corral
alimenta, en un ratito,
la que en algún rinconcito
hizo “quinta” de verdura,
punteando, la tierra dura
con vigor de una muchacha…
y a dos manos con el hacha
corta leña, con soltura.

A esa mujer, sin pereza,
que ayuda a su compañero,
en el corral, el potrero,
de a caballo, con destreza;
que no andará con rarezas
ni sus manos las mezquina
de tiznarse en la cocina
con cacerolas de sopa…
y aún lava toda la ropa
en un fuentón, o una tina.

La que no olvida de hacer
las tareas de la casa,
por eso unas horas pasa
en remendar… en tejer;
la misma que va a prender
el fuego para el asado,
y al asador, ensartado
puso un cuarto de capón,
que charquió con precisión
del garroncito colgado.

Campesina de “una pieza”
hasta ordenar un galpón,
y a la par del mejor peón
levanta bolsas que pesan;
no tiene delicadeza
si hay que entrar en el chiquero;
con práctica de un campero
si la ocasión se presenta,
ata un sulqui… y desenvuelta
sabe estaquear cualquier cuero.

Le canto por su simpleza
porque es como flor silvestre,
teniendo conciencia agreste
guarda dulzura y belleza;
mujer de campo, en nobleza
¡quien la pudiera igualar!
Matecito al aclarar,
Hogar que tan lindo ofrece
y este homenaje merece…
que así, le quise dejar.