martes, 11 de febrero de 2014

Gauchazo el Doctor



"Siempre soy de su partido,
Dotor Florentino Soto
y hace años que lo voto
contento y agradecido,
jamás echare al olvido
su gesto de hombre sincero
cuando acusao de cuatrero
me hizo el Sargento aprender,
porque me alcé sin querer
diez vacas y un toro overo".

"Usted que es hombre de cencia
pa´defender a los amigos
no precisó de testigos
pa mostrarles mi inocencia.
Después en otra emergencia
sus razones me salvaron
y fue cuando me acusaron
unos gringos con sus quejas,
por unas pocas ovejas
que en casa se aquerenciaron".

"Otra vez me enamoré
de una tropilla divina
y una noche de ñieblina
jui a buscarla y la llevé,
por ese asunto almiré
su soltura pa expresarse
y les dijo al lamentarse
-"esta vida es un embrollo
que ya no le queda al criollo
el derecho a enamorarse".

"Un sin fin de sinsabores
continuamente sufrido
y siempre fui un perseguido
lo mismo que mis mayores,
entre otros muchos rigores
que sifro en tiempos lejanos
maneao de patas y manos,
el Alcalade me encerró
cuando alguno le sopló
que había marcao orejano.

"Al llegarle la noticia
que me tenían encerrado,
usted se atracó apurao
para arreglar con la Justicia.
-"¡Que tal ley lo beneficia!",
le gritó desde el umbral
y le dijo después cordial
pa´que el Alcalde lo entienda:
"que aquí se marca la hacienda
por una ley nacional".

Pa´arreglarme otra cuestión
me ha acomodao el ovillo,
la vez que carnié un novillo
oculto en un cañadón.
También por indagación
me salvó, modestia fiera,
y ocasiones por zonceras
porque hasta he sido citao
por un caballo ensillao
que me encontré en las carreras.

Y como buen partidiario
nunca olvido el tiempo aquél
en que Facundo Maciel
fue su enconao adversario;
por él me hicieron sumario
pa´enredarme en un proceso
y usted me sacó de preso
cuando al modesto Facundo
se lo mandé al otro mundo
sin boleto de regreso.

Soy ahura un hombre cambiao
y mi concencia no mancho
por eso vivo en mi rancho
tranquilo y muy sosegao
y pa´usted que me ha orientao
pa´ que agarre el buen camino
le enviaré por mi sobrino
un cordero o un lechón
cuando cuadre la ocasión
que se descuide el vecino".