domingo, 16 de febrero de 2014

Cazando jabalí







Vamos mi perrito blanco,
el rastro no hay que perder,
debe ser barraco grande
y colmilludo tal vez.
En aquél cohihual tupido
el chancho debe dormir
 y si se ha ido más lejos
igual lo hemos de seguir.

-¡Búsquelo... búsquelo... búsquelo!

Cuidado perrito blanco,
no lo vayás a topar
 y si acaso se levanta...
buscale siempre de atrás;
guarda con los ñires bajos
no te vayas a enredar
mirá que si te arrincona
seguro te ha de cortar,

-¡Sígalo..., sígalo, sígalo!

Vamos pingo doradillo
que el perro ya lo venteó
y si no nos apuramos
puede matarlo el feroz;
yo quiero llegar a tiempo
por eso te apuro a vos
mirá que el pobre perrito
siempre nos cuida  a los dos... 

-Chuá jajaaa!, chuájaja chuájajá!

Ahora sí perrito blanco,
ahí estaba el jabalí,
préndetele de los cuartos
y después me toca a mí;
no le aflojes perro blanco,
que lo agarro del garrón
y mi cuchillo filoso
Ya le busca el corazón...

-¡Suéltelo, suéltelo, suéltelo!

Ya es nuestro hermanito perro,
¡qué coarjudo que sos!
lo atropellaste solito
y apenas te lastimó.
Lo dejaré despanzado,
mañana lo he de llevar,
vámonos perrito blanco
que te tengo que curar....

Vámonos perrito blanco
que te tengo que curar...
-Búsquelo, sígalo, suéltelo,
suéltelo...!

¡Ay va jajajaj!

1 comentario:

Cimarrón dijo...

Muy lindo chango.

siempre un gusto orillear este espacio...