lunes, 10 de febrero de 2014

Mi comarca




Cuando digo tu nombre, mi comarca,
un resuello animal buye en mi pecho,
debe ser los que anduvieron el pasado:
caracol, lecho de mar, hace milenios...

Sigo siendo animal y me preocupa
todo lo que hay en vos y no he nombrado,
pero conservo la estatura del paisaje
y la forma de ser que me enseñaron.

Cual el débil pichanal que besa el viento
así tiembla mi sangre cuando canto
un cósmico sonido me circunda,
como un caldén degollado, me desangro.

Cuando digo tu nombre, mi comarca, 
lo digo como un rezo en tono bajo,
calladito el chañaral deja sus flores
como dejan sus soles los veranos.

Anduve en la leña y fui lumbre,
también mate calentito allá en los puestos
los adioses que tengo del paisaje
llenan todos los decires de mis versos.

Cuando vuelva a nombrarte, mi comarca,
tal vez sea la sombra de un alero,
un terrón de sangre diluída
o la simple canción del guitarrero.