domingo, 28 de agosto de 2011

Apuntalando

(Pintura: Zavattaro)

Vengan pa'ca muchachos, que aura'e nuevos
viá'rrimarles un puntal por si hace falta,
pa'que no se me tuersan dende chicos
porqu'el hombre es lo mesmo que las plantas.

La vida es una güeya con repechos
que a veces los garrones acalambra...
pero siempre nos pega algún risueyo
pa'que dentre a cuartiarnos la esperanza.

La herencia que les dejo va'ser chica,
hablando en patacones, casi nada,
sólo un rancho pobretón hecho a tirones
pero abrigao de amor pa'que'emplumaran,
y un apelativo bien limpito
cosa que'aura le dan poca importancia
pero al menos va'servir pa'que lo digan
sin andar agachando las miradas.

Les'e dao escuela hasta'nde pude
porque hasta pa'esto se priesisa plata,
y a mi tirador los patacones
parecen más bien que le arisquiaran.

Pero eso sí, les h'enseñao rispeto
que hay a muchos estudiantes que les falta,
y nos yaman atrasaos porque nosotros
nos sacamos el sombrero al decir patria...
Pa'denfender su honor si los ofienden
no confundan el rispeto con ser maulas,
peleen como machos bien de frente
que si tienen razón yeban ventaja...
Pero ricuerden también que no es más hombre
aquel que a un yerro lo defiende a daga,
eso no es más que cobardía,
coraje es disculparse ante la falta.

La avaricia y la deshonra, dos horquiyas
que a veces se usan pa'emparvar la plata,
no sacan cayos pero ensucean las manos
y a la mesma concencia le hacen manchas.
Total, si al final siempre es lo mesmo,
estamos en el mundo de pasada,
y al yamarnos Tata Dios, nos damos cuenta
que la vida no se compra con la plata.

La falsedá y la envidia malas hembras
que cuando con el hombre se acoyaran,
no sirven más que pa'parir maldades
y pa'enyenarnos de veneno el alma.

Si les gusta vestir bombacha y botas
usenlás en el poblao como en las casas,
y dejen nomás que se les raigan
los que yeban cabrestiando la inorancia,
que se'stán riyendo de la patria mesma,
de sus antepasados y de su raza,
porque con sangre'e gauchos como ustedes
se regó la libertá pa'que se criara.

¡Ah...!, si les da por cantar, que sea lo nuestro,
no quisiera que un día a mi guitarra,
la obliguen'ablar en estranjero
porqu'es crioya y no entiende esas macanas.

¡Güeno!, vayan nomás, no viá cansarlos,
y ricuerden qu'este amigo qu'es su tata
sólo quiso marcarles el camino
y arrimarles un puntal por si hacía falta.

No hay comentarios: