jueves, 18 de diciembre de 2014

No hay que decir

(Dibujo: Eleodoro Marenco)

A naides escapa en la vida
alguna "de a pie" sufrir,
por eso no hay que decir:
"esa'gua no es mi bebida".
Y si no vea la tenida
entre dos crioyos ¡güenazos!
como Don Jacinto Pasos
y Don Laurino Correa,
topao'en cruda pelea
tirando y sacando hachazos.

La cosa es que por los dichos
de terceros que no faltan,
amosaco'los crioyos saltan
p'aclarar el entredicho.
No hay hombrada ni es capricho
cuando está al medio el honor
y entonces brota un valor
que hasta el hombre desconoce
¡que no se inventa la pose
ante un fierro dentrador!

En los ojos de Jacinto
hay una fijeza muda
que's atitú corajuda
bajo el sombrero requinto.
Y es puma de fiero istinto
don Lauriano agazapao,
pues frente a frente han quedao
el pie derecho adelante
carculando en el semblante
del otro, lo que ha pensao.

Don Jacinto el poncho ha echao
al brazo pa'usar de'scudo,
y por la lonja hecha un ñudo
Laurino, el rebenque ha alzao.
Y dos facones templao'
que dormían en la cintura,
de las vainas, la negrura
dejan, como rejucilo
probando en el aire'l filo
que sustenta una pastura.

¡Santo cielos! Quién diría
que dos mansos pa'un emparde
se toparían sin alarde
con coraje y valentía!
Es que'l istinto porfía
y cuando el peligro acecha,
la sangre, al miedo repecha,
buscando salvar la vida
que'n la más brava tenida
sin pensar ¡el resto s'echa!.

A las puntas del pañuelo
-dando a las vistas, cuidao-
los dos volcaron a un lao
poniendo en ese recelo,
(...no sea de que'n el regüelo
por áhi, castiguen un ojo...).
Y amostrando un serio enojo
-que de momento se hace hondo-
los dos giran en redondo
buscándose el lao más flojo.

Los dos se plantan distintos:
erguido, cuasi derecho,
con el brazo izquierdo al pecho,
ansí se afirma Jacinto;
y tal cual como lo pinto
de cuerpo más bien quebrao,
si se quiere, agazapao,
cubriendo cualquier camino,
ansí se planta Laurino,
y a cual ¡mejor afirmao!

Y pa'que seguir contando
detayes de'se entrevero,
que no es honor pa'un campero
hacerse mentao, peliando.
Por eso, de vez en cuando,
cavilar es la medida,
que a naide escapa en la vida
alguan "de a pie" sufrir,
de áhi que no es güeno decir:
"¡esa'gua no es mi bebida!".

(10/05/1988)

Imagen tomada de "Decimas Gauchas" de Cupertino del Campo. Ed. Zamora, 11/1958- página 17...