lunes, 15 de diciembre de 2014

Mi ranchito



Recostao contra una loma
y entre cardales perdidos,
hay un ranchito que es nido
de la más linda paloma;
tomando la cosa a broma
le arrastré el ala, sin ver,
que en la güeya del querer
seguro naides galopa
y menos cuando se topa
con astucia de mujer!

La muchacha me acorrala
con arrumacos y antojos:
y yo me quemo en sus ojos
como cigarro de chala!
Tengo el alma, como tala
pa’ estos enriedos, de dura:
pero su humana dulzura
me ha convertido en malvón,
¡si es pa’ perder la razón
y vean si no, qué pintura!

En sus trenzas se acurruca
la negrura de la noche:
y su estampa es un derroche
de gracia crioya, macuca;
entre sus dientes machuca
sus labios, como una flor;
y ¡cuñao!, ante el temblor
de sus caderas cuando anda
el más chúcaro se ablanda
pidiendo rienda al amor!

Su recuerdo en mi vihuela
se hace queja y sentimiento;
pensando en eya, de intento,
paso mis noche en vela!
El amor clavó su espuela
en mi corazón matrero;
pero esta güelta, aparcero…
en serio las cosa abordo:
¡estoy cansao de ser tordo,
quiero ser, como el hornero!