viernes, 18 de octubre de 2013

¡Voy al hombre, voy al hombre!



"¡Voy al hombre, voy al hombre!",
decía don Secundino
al ver que con mucho tino
se enorquetaba aquél mozo,
desafiando al más famoso
ese jinete Argentino.

Y como es muy sabedor
ese animador de nombre
ya no habia que se asombre,
aunque era animal de mentas
decía a todas las vueltas:
"¡Voy al hombre, voy al hombre!"

Y ya el momento ha pasao,
en que peligró el pellejo
la voz que daba consejos,
por el parlante se oía
y de nuevo le decia:
"¡Voy al hombre pingo viejo!"

Y aquél grito: "¡Voy al hombre!"
le dió al paisano firmeza
como cumpliendo una proeza
vió su lucha victoriosa
porque sabe de estas cosas
Don Secundino Cabezas.